Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Senado francés fija en 18 años la edad mínima para casarse

La ley quiere impedir las bodas forzadas de las chicas menores

El Senado francés aprobó ayer una enmienda que fija en 18 años la edad legal mínima para el matrimonio para ambos sexos. Hasta ahora ésa era la edad para los hombres, similar a la que otorga derecho al voto, pero en el caso de las mujeres seguía vigente la norma que establecía la mayoría de edad matrimonial en los 15 años. El temor a matrimonios forzados está en la base de este cambio legislativo.

La masiva llegada de personas inmigrantes de países como Mali, Somalia y Mauritania, así como del norte de África y de Turquía, ha multiplicado las situaciones en las que la mujer, con doble nacionalidad, se casa con 15 años. Unas 1.200 de esas bodas se celebran al año en Francia, y hay constancia de que se han realizado unas 70.000 en el país de origen del novio o de los padres. Según el Consejo para la Integración, unas 75.000 jóvenes residentes en Francia viven bajo esa amenaza. Es decir, ahora se estaría aceptando legalmente un número importante de matrimonios forzados.

El contexto social y religioso no garantiza que esos matrimonios se hayan realizado con el real consentimiento de la mujer, a 15 años sujeta al control paterno y de los hermanos en infinidad de ocasiones. Es decir, la ley aceptaría un número importante de matrimonios forzados, en los que la joven no ha podido oponerse al destino familiar y sexual que le han trazado los suyos.

"Además hay un problema de orden constitucional, puesto que esa edad de 15 años es discriminatoria y no respeta el principio republicano de igualdad ante la ley", declaraba ayer al diario Le Monde la senadora conservadora Joëlle Garriaud-Maylam, autora de la enmienda que ha sido adoptada por los cuatro grupos del Senado: conservadores, centristas liberales, socialistas y comunistas.

Varios senadores franceses se habían interesado antes por la cuestión del matrimonio de menores de edad, a raíz de irregularidades que creían detectar en sus circunscripciones, pero la formulación de la senadora conservadora Garriaud-Maylam ha logrado el consenso, sobre todo porque toma en consideración la "violencia moral y psicológica intolerable de que es víctima una persona a quien raptan legalmente".

"Falsa libertad"

Para la ministra de Justicia francesa, Dominique Perben, del partido Reagrupamiento por la República del presidente Jacques Chirac, esa libertad de que disponían las jóvenes "es una falsa libertad". Un informe elaborado por el Consejo de Europa en el año 2004 explicaba que, entre las consecuencias de esas bodas, figuraba que "el matrimonio forzado, en tanto que forma de violencia contra la mujer, puede ser también una forma de esclavización".

El documento del órgano europeo añade que "la mujer queda en una posición de total vulnerabilidad, a merced de las violencias psicológicas, sexuales y domésticas. En el caso de las mujeres de 15 años, la responsabilidad debiera alcanzar a los padres que parecen aceptar convertirse en cómplices de violación de una menor".

Un senador comunista y otro socialista quieren además reforzar la protección de las menores casadas en Francia introduciendo en la legislación el reconocimiento de violación entre esposos. Además, prevén agravar las penas contra esposos, concubinos o exconcubinos, de distinto sexo o igual sexo, que se sirven de la violencia para exigir relaciones sexuales.

En España, tanto hombres como mujeres deben ser mayores de edad para poder casarse, pero la ley contempla dos excepciones: si el menor de 18 años está emancipado, podrá contraer matrimonio a partir de los 16, y si existe una dispensa previa del juez de primera instancia, podrá casarse a partir de los 14 años, según indicaron ayer fuentes del Ministerio de Justicia.

En 2002, el año del que se disponen las cifras más recientes, se casaron 541 chicas menores de edad y sólo 71 chicos. Trece de las esposas no habían cumplido aún los 15 años. Tan sólo un esposo se casó a esa edad, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de marzo de 2005