Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ibarretxe basa el programa electoral en la negociación de su plan y la consulta popular

El 'lehendakari' acusa al PP y al PSE de querer "impedir juntos" que los vascos decidan

El candidato a repetir como lehendakari por la coalición PNV-EA, Juan José Ibarretxe, aseguró ayer que los dos ejes sobre los que va a girar la próxima legislatura son la negociación de su plan con el Gobierno central y con el resto de las formaciones vascas, y posteriormente la consulta a la sociedad vasca, que culminará el proceso. "Si ganamos las elecciones, a las ocho de la mañana del día 18 abriré el proceso negociador formal", advirtió. El lehendakari dijo que el PP y el PSE van a fracasar en su objetivo de "impedir juntos" la consulta a la sociedad y condicionar desde Madrid el futuro de Euskadi.

En un acto de deferencia con sus socios, Ibarretxe presentó el programa electoral de la coalición PNV-EA en la sede de esta última formación en Vitoria, flanqueado por los presidentes de los dos partidos, Josu Jon Imaz, del PNV, y Begoña Errazti, de EA.

El programa ofrece dos compromisos, uno político y otro social, que se estructuran en torno al Nuevo Estatuto Político por una parte, y en torno a una serie de propuestas sectoriales para mejorar el bienestar de los ciudadanos.

En clave política, el programa ahonda un poco más el binomio negociación-decisión hasta el punto de describir dos escenarios posibles. En el primero, si la negociación que Ibarretxe asegura que va a abrir sobre su plan es un éxito, y los partidos y los Gobiernos llegan a un "acuerdo político", entonces su Gobierno pedirá al Parlamento autorización para que "en un escenario de ausencia de violencia y sin exclusiones" se realice una consulta popular que ratifique ese acuerdo.

En caso contrario, el programa electoral precisa que "si no se acepta el diálogo, si el Estado vuelve a negarse a abrir un proceso de negociación, la sociedad vasca será consultada para que ratifique el proyecto aprobado por la mayoría absoluta del Parlamento vasco", es decir el plan Ibarretxe.

El "contrato social" que el lehendakari presentó ayer a la sociedad vasca no especifica si llevará al Parlamento vasco para su ratificación el eventual acuerdo que logren los partidos. Tampoco dice nada respecto de lo que establecen tanto el Estatuto como la Constitución sobre el procedimiento para modificar el Estatuto, es decir, si ese hipotético acuerdo pasaría por el Congreso de los Diputados para su debate, antes de realizar la consulta a la sociedad vasca.

Para el candidato a continuar en Ajuria Enea, los compromisos que plantea su coalición están en el lado opuesto de lo que practican el PP y el PSE. En su opinión, estos dos partidos quieren impedir que la sociedad vasca decida su futuro, y su objetivo es "condicionar desde Madrid el futuro de Euskadi". En su opinión, es cierto que "no se puede imponer [el plan] al Parlamento español, pero tampoco se puede imponer la decisión del Parlamento español al Parlamento vasco".

De ahí que cuestionara con dureza las palabras del cabeza de lista del PSE por Álava, Emilio Guevara, cuando el sábado dijo en un acto político que "sea cual sea el resultado no habrá negociación sobre el plan Ibarretxe".

El lehendakari reprochó al PSE que vaya de la mano del PP para "impedir juntos" que la sociedad vasca decida su futuro. "Quieren ser la llave que cierre la puerta a la consulta", criticó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de marzo de 2005