Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La creación de 475.000 nuevos hogares sostendrá la demanda de la vivienda

La demanda de nuevas viviendas no aflojará en Cataluña a lo largo de la próxima década, a tenor de la cantidad de nuevos hogares que, por razones principalmente sociales y económicas, y de naturaleza cada vez menos demográfica, se prevé que se creen hasta el año 2011.

Ésta es la principal conclusión que se desprende de los datos que ayer difundió el servicio de estudios de Caixa Catalunya, contenidas en el trabajo Demografía y vivienda en España y en las comunidades autónomas. "La creación de nuevos hogares en Cataluña, entre 2001 y 2011, se situará en torno a los 475.000, cifra mínima por debajo de la cual difícilmente debería caer la demanda de vivienda en el mercado inmobiliario", subraya este trabajo dirigido por el catedrático Josep Oliver.

De acuerdo con los datos ofrecidos ayer por la caja, el número de nuevos hogares que se prevé que se establezcan a partir de ahora (475.000) es el 26,1% superior al incremento de número de hogares en la década inmediatamente anterior, entre 1991 y 2001, y que en Cataluña ascendió a 376.000. Entre esos años, el parque de viviendas experimentó un crecimiento de 537.540 unidades, el 15,3% del incremento total que se registró en el conjunto de España durante esa década.

47.500 familias

La prospección hasta 2011 supone que cada año unas 47.500 familias se incorporarán al mercado de quienes demandan una vivienda principal.

Entre las conclusiones del estudio, destaca el hecho de que esta demanda viene determinada por la creación de nuevos hogares y dependerá cada vez más de las condiciones económicas, frente al peso tradicional de otros factores puramente demográficos. Así, razones demográficas explicarán sólo el 24,6% del total de los nuevos hogares que se establecerán, pero otros factores socioculturales impulsarán la formación del 57,2% del total.

Esta evolución reflejará principalmente el hecho de que habrá cada vez menos personas en un hogar -factor que dará lugar a 236.000 nuevos hogares- y, en menor medida, reflejará también el aumento en la esperanza de vida -que generará 59.300 unidades-. Estos avances contrarrestarán el hecho de que se retrasa la emancipación de los jóvenes, que tendrá un impacto negativo de 24.600 unidades. La inmigración tendrá una menor contribución a la creación de nuevos hogares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de marzo de 2005