Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat y Sallent pactan iniciar el realojo de los vecinos de la Estació

El barrio, que se está hundiendo, será desalojado en un plazo máximo de tres meses

La Generalitat y el Ayuntamiento de Sallent (Bages) acordaron ayer iniciar los trámites para construir pisos y realojar a los 700 vecinos del barrio de la Estació, otro caso Carmel, pero con distinto origen y causa. El barrio está afectado por un proceso de hundimiento del subsuelo por estar construido sobre viejas galerías de extracción de potasa y una gran cavidad, mayor que la catedral de Barcelona, formada por disolución de las sales en contacto con filtraciones de agua dulce.

La Generalitat, alarmada por un notable incremento de la actividad en el interior de la cavidad durante el pasado verano, se ha marcado un plazo de tres años para desalojar el barrio. El hundimiento en el interior de la gran cavidad se producía hasta 1995 a un ritmo de dos centímetros por año; antes del verano, el máximo era de 3,8 centímetros, pero durante los meses de julio y agosto se aceleró hasta alcanzar entre 10 y 15 centímetros.

Los geólogos creen que hay riesgo de colapso, o lo que es lo mismo, que el hundimiento a unos cien metros de profundidad se puede trasladar a la superficie y afectar a los edificios que hasta la fecha no se han agrietado.

La Generalitat y el Ayuntamiento de Sallent acordaron ayer buscar un solar público calificado como suelo urbanizable con el fin de construir viviendas para los vecinos que precisen ser realojados. Una primera propuesta es construir los pisos en el actual campo de fútbol, de ahí que en los acuerdos de ayer se especifique que la Generalitat se haría cargo de la reconstrucción de las instalaciones actuales en un nuevo espacio. El acuerdo entre las dos administraciones indica posibilidades de futuro ya anunciadas, pero no cierra las puertas a otras soluciones. El aprovechamiento del campo de fútbol ha levantado muchas críticas en Sallent.

La reunión de ayer se celebró en el Palau de la Generalitat y estuvo presidida por el primer consejero, Josep Bargalló, acompañado por el consejero de Política Territorial y Obras Públicas, Joaquim Nadal; el de Trabajo e Industria, Josep Maria Rañe; el de Medio Ambiente y Vivienda, Salvador Milà, y de una amplia representación del equipo de gobierno de Sallent.

Ahora se elaborará un censo de afectados y el Gobierno se ha comprometido a responder de forma inmediata los requerimientos de responsabilidad patrimonial que les presentaron los vecinos a principios de año. El montante de la indemnización que deben percibir los vecinos y quién la asume son otras de las piezas claves para el realojo. El Gobierno catalán iniciará en breve contactos con el central para determinar el reparto de las aportaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de marzo de 2005