Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL | Internacional

Lorenzo Sanz exige por vía judicial 3,2 millones que aportó al Servette

Lorenzo Sanz, ex presidente del Madrid, se ha visto afectado por una de las situaciones más escandalosas del fútbol suizo. Así, ha presentado, a través del bufete del abogado helvético Denis Mathey, una denuncia civil contra Marc Roger, propietario del Servette, de Ginebra, y encarcelado por presuntos delitos financieros. Le reclama 3.250.000 euros que aportó al club y que han desaparecido de su contabilidad.

La prisión de Roger, un oscuro inversor francés, y en su día agente futbolístico, que se hizo con el Servette cuando estaba prácticamente en bancarrota, es el último capítulo de una historia rocambolesca y que ha salpicado a varios personajes ligados al fútbol suizo, entre los que se encuentran Olivier Maus, un eminente empresario cuya fortuna personal sobrepasa los 3.000 millones. Desde que se hizo cargo de la entidad, en enero de 2004, Roger no registró ingresos, pero tuvo gastos mensuales por 1.500.000 euros.

Roger presentó la aportación de Sanz como "la tabla de salvación" del Servette, pero en noviembre Maus decidió abandonar el club. Fue entonces cuando saltó la alarma. Durante varios meses no se pagaron los salarios de los jugadores y un grupo de ellos presentó una demanda penal contra Roger por incumplimiento de contrato. Según su abogado, François Canonica, Roger debe unos 8 millones de euros en fichas y otro tipo de compensaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 20 de marzo de 2005