Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un investigador descubre que Mann fue el autor de las primeras fotografías de pueblos andaluces

Una muestra exhibe en Cádiz la colección Wilson con imágenes tomadas en 1870

La colección G. W. Wilson & Co. es uno de los grandes patrimonios fotográficos del siglo XIX, junto a las celebradas Clifford, Lévy o Laurent. Sin embargo, nunca hasta ahora se había desvelado la identidad del autor de sus instantáneas andaluzas, las primeras imágenes positivadas de varios municipios sureños. El investigador gaditano Rafael Garófano, ha resuelto el misterio: el viajero inglés J. H. Mann. El resultado es un minucioso catálogo, Gibraltar, sur de España y Marruecos, y una exposición que se inaugura hoy en el Palacio de la Diputación de Cádiz.

Rafael Garófano comenzó sus pesquisas en Aberdeen (Inglaterra), donde se hallan los fondos de la colección Wilson. "No se conocía el origen de las fotografías. La única seguridad era que Wilson no había venido a España", comenta el investigador. Descubrió la identidad de J. Hollingworth Mann, inglés residente en Gibraltar quien, como otros viajeros románticos de la época victoriana, se propuso llegar desde la roca hasta la Alhambra granadina tomando caminos rurales. La colección completa consta de 305 piezas, de las cuales Garófano ha seleccionado las más representativas.

En opinión del investigador, "el Sur que le interesaba a Mann, el que busca la mentalidad victoriana, es el Sur que fue árabe, el pasado que ya estaba perdiéndose", afirma. Prueba de ello es que en todo su periplo sólo hace un retrato de un personaje: un gitano de Granada vestido con ropas típicas, a la entrada de la Alhambra. "En cambio, cuando viaja a Ceuta, Tánger y Tetuán sí que toma fotografías de modelos humanos, pobres y ricos, judíos y musulmanes, mujeres y niños", añade.

J. H. Mann se consideraba, a la luz de lo estudiado, "un fotógrafo del paisaje". Además de Gibraltar, el fotógrafo visitó Algeciras, San Roque, Castellar de la Frontera, Jimena, Gaucín, Ronda, Zahara de la Sierra, Álora, Granada, Vélez-Málaga y la propia capital malagueña. "Sin embargo, aun cuando fotografía estos municipios, no le interesa adentrarse en las calles, plasmar la vida de sus gentes. Lo que busca es la imagen del pueblo integrado en el paisaje", puntualiza Garófano, quien no dudó en desplazarse a todos los rincones representados y buscar la perspectiva exacta, a modo de análisis práctico de las imágenes.

Junto a las reproducciones fotográficas, la mayoría de ellas copias a la albúmina, el autor del estudio ha tratado de establecer un paralelismo entre el viaje andaluz de J.H. Mann y el libro de Richard Ford, editado en 1845, A handbook for travellers in Spain and readers at home (Guía para viajeros en España y lectores), conocido popularmente como "el libro rojo". La obra fue acompañante insustituible de los primeros turistas británicos. "No digo que Mann hiciera ilustraciones para dicho manual, sino que éste fue la guía que ilustró al fotógrafo el camino a seguir", propone el investigador.

Puesto que la colección está fechada en torno a 1870, hay razones para pensar que Mann fue un verdadero pionero en su campo. "Aunque existen fotos precedentes de Gibraltar, no hay sin embargo una colección anterior. En cuanto a muchos de los otros municipios, sencillamente no hay imágenes anteriores", asegura Garófano. Y propone para ello una explicación convincente: "El fotógrafo amateur no existía entonces y los profesionales necesitaban acarrear un equipo muy pesado y una tienda de campaña para realizar el positivado, lo cual hacía muy difícil los desplazamientos por el campo", dice.

"Por otra parte, hay que pensar que la técnica fotográfica tardó mucho en llegar a España, y empezó dedicándose principalmente al retrato", añade Garófano, quien completa su estudio con un detallado comentario de las condiciones técnicas y los procesos fotográficos vigentes en la época. La exposición Gibraltar, sur de España y Marruecos permanecerá abierta al público hasta el próximo día 24 de abril.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de marzo de 2005