Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aguirre pone en marcha las obras del tren ligero a Pozuelo y Boadilla

La presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, activó ayer la marcha atrás del cronómetro que establece en 776 días el plazo de ejecución de las obras del tren ligero (tranvía) que llegará a las localidades de Pozuelo de Alarcón y Boadilla del Monte en mayo de 2007.

Las excavadoras iniciaron ayer, en la estación de metro de Ciudad Jardín (en el barrio de Campamento), los trabajos del denominado Metro Oeste. Este nuevo medio de transporte, que previsiblemente será usado por unos 90.000 viajeros al día, tardará unos 20 minutos en cubrir la distancia a la capital. La Consejería de Transportes e Infraestructuras, que dirige María Dolores de Cospedal, invertirá en este proyecto 362 millones de euros.

Aguirre se mostró confiada en que los vecinos de la zona acepten este medio de locomoción como la mejor opción al coche o al autobús por sus especiales características de adaptabilidad a las características de la zona, escaso impacto ambiental, seguridad, rapidez y bajo coste, ya que estará subvencionado por la Comunidad.

Este proyecto comprende la construcción de 23,8 kilómetros de vías y 29 paradas, que podrían ampliarse con cinco más en el ramal de Boadilla para dar servicio a los nuevos polígonos industriales y barrios residenciales previstos en el ordenamiento urbanístico municipal.

Respaldo municipal

El alcalde de Pozuelo, Jesús Sepúlveda (PP), recordó el interés demostrado por ambas administraciones para consensuar el itinerario con los vecinos, lo que originó un cambio del trazado en la zona de la avenida de Europa, modificación que está sometida en la actualidad a exposición pública y periodo de alegaciones. El regidor de Boadilla del Monte, Arturo González (PP), considera que una de las principales ventajas de la nueva infraestructura es que el 80% de la población disfrutará de una parada a menos de 500 metros de sus casas.

La financiación del tren también incluye la construcción de un intercambiador en la estación final de Boadilla (Residencial Siglo XXI), donde llegarán líneas de autobuses lanzaderas desde las urbanizaciones más alejadas.

Por su parte, la ONG Ecologistas en Acción denunció el impacto ambiental que podría ocasionar el metro ligero al cruzar sobre dos arroyos y una vía pecuaria en el término de Pozuelo de Alarcón.

En las alegaciones al proyecto presentadas por esta organización de defensa ambiental, su portavoz Juan García advierte al Ayuntamiento de Pozuelo del peligro que corre el ecosistema del bosque de ribera del arroyo Meaques, cuyos márgenes son considerados como "el hábitat más valioso de la Casa de Campo", informa Efe.

Otros espacios naturales que, según García, podrían resultar afectados son los cauces de Retamares y Prado del Rey, la vía pecuaria Vereda Camino de las Carreras y el denominado sendero de Gran Recorrido (Madrid-San Lorenzo de El Escorial, de 52 kilómetros).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de marzo de 2005