Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lufthansa y Swiss negocian una alianza frente a Air France-KLM

La aerolínea suiza redujo sus pérdidas a 93,3 millones en 2004

La aerolínea alemana Lufthansa se encuentra en la última fase de la negociación para adquirir la suiza Swiss, según aseguraron ayer varios medios. La alianza se convertiría en el segundo consorcio aéreo europeo tras Air France-KLM y daría acceso a la aerolínea alemana a la atractiva red de transporte aéreo de Swiss. Esta última aseguró ayer que, antes de abordar una fusión, intentará resolver sus problemas financieros.

Ninguna de las dos empresas quisieron comentar ayer la información, que calificaron de "especulaciones de la prensa". La agencia de información financiera dpa-AFX informó de que ejecutivos de la aerolínea alemana tenían previsto viajar ayer a Zúrich para un encuentro secreto de alto nivel entre las dos compañías.

Como indicó el diario económico alemán Handelsblatt remitiéndose a accionistas de Swiss, las cúpulas de las dos empresas han llegado a un amplio acuerdo sobre la fusión, aunque no se espera que ésta se pueda llevar a cabo antes del otoño. El acuerdo incluye la promesa de continuidad de la marca Swiss, el control de Lufthansa sobre su red y la condición de que la empresa suiza continúe saneando sus cuentas.

Las acciones de Lufthansa se dispararon en las primeras horas de la mañana por las ventajas que esta operación podría reportar, aunque más tarde volvieron a alcanzar el nivel inicial a la apertura de los mercados.

Swiss, empresa que Lufthansa ya intentó comprar en 2003, presentó ayer unas pérdidas de 140 millones de francos suizos (90 millones de euros) en 2004, lo que supone una reducción de su déficit de un 79,8% con respecto a 2003. El volumen de negocio cayó un 16,2%.

Segundo intento

La compañía, que desde entonces ha reducido flota y personal, es hoy más barata y está más saneada que en el anterior intento de compra. En aquella ocasión la operación fracasó por la oposición del Gobierno federal y los cantones suizos. Administración e industria ya habían invertido 2.500 millones de francos (1.600 millones de euros) en 2001 para reflotar la compañía tras su quiebra y se negaron a una nueva inyección que Lufthansa exigía.

"Necesitamos ser rentables antes de encontrar un socio con vistas a una cooperación o alianza", declaró ayer en la presentación de resultados el presidente de Swiss y ex ejecutivo de Lufthansa, Christoph Franz.

Según informaciones del Handelsblatt, los accionistas de Swiss son conscientes de que la firma heredera de Swissair no tiene posibilidades de sobrevivir sin un socio. Las líneas aéreas de bajo coste y los altos precios del combustible ponen a la suiza contra las cuerdas. El intento, hace dos años, de vivir en matrimonio con British Airways, acabó en repudio tras pocos meses.

El presidente de Lufthansa, Wolfgang Mayrhuber, ha repetido varias veces que Swiss dio un portazo, pero Lufthansa no cerró con llave. En encuentros en lugares tan pintorescos como un refugio de esquí, los dos ejecutivos han ido negociando el plan que, según asegura el alemán Financial Times Deutschland, se anunciará en las próximas semanas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de marzo de 2005