Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las cámaras reivindican su papel de referencia para los empresarios , en vísperas de la cumbre patronal

Camps ofrece al empresariado estabilidad y una estrategia coherente de infraestructuras

El Consejo de Cámaras de Comercio de la Comunidad Valenciana reclamó ayer al Consell una mayor capacidad de influencia en el mundo empresarial valenciano sólo dos días antes de la cumbre convocada por las patronales en la ciudad de Peñíscola. Tras reunirse en Alicante en una sesión de trabajo con el consejero de Empresa, Justo Nieto, que clausuró el propio presidente de la Generalitat, las cámaras se reivindicaron como los "agentes de referencia" ante el mundo empresarial y reclamaron mayor influencia en el sistema financiero y los sectores tecnológicos.

Arturo Virosque, presidente de la Cámara de Valencia y del consejo de cámaras de las Comunidad Valenciana, abundó en la necesidad de "trabajar en común" con la Generalitat para "resolver las debilidades y aprovechar las fortalezas" de las empresas valencianas en una intervención ante el presidente de la Generalitat que clausuró el trabajo de los dirigentes camerales reunidos en Alicante. La oferta de cooperación suaviza las posibles demandas que pueda formular Cierval, la patronal autonómica, en la cumbre empresarial que se inicia mañana en Peñíscola.

Las cámaras dan por descontado el diagnóstico del tejido empresarial. La Cámara de Valencia ya anticipó hace año y medio un diagnóstico de la situación de los sectores manufactureros que alertaba sobre las debilidades de las industrias que contratan mano de obra intensiva.

El resumen de las iniciativas, "de carácter horizontal" y "abierto", que presentaron ayer las cámaras se extiende desde los ejes prioritarios para el fomento de la competitividad, al apoyo a la internacionalización o la innovación tecnológica.

Ante el desafío de conservar el rol de "agentes de referencia para proporcionar asistencia a las empresas", tanto en la Comunidad Valenciana como en España, las cámaras proponen servicios de "diagnóstico individualizado" para cifrar las debilidades y posibilidades de desarrollo de cada empresa que lo solicite; sugieren incentivar la asociación y cooperación entre empresas "vinculado a objetivos instrumentales concretos"; apoyan "la inserción de tecnólogos"; el desarrollo de redes comerciales en el exterior y plataformas logísticas en el interior; y el impulso de "estrategias flexibles de multilocalización productiva" siempre que los centros de decisión y aportación de valor añadido mantengan su carácter residente.

Destaca la mención a "la creación de nuevos y diversos sistemas de financiación y capital riesgo como compromiso del sistema financiero con el tejido productivo empresarial y emergente". Virosque, presidente de la Corporación de Participaciones Empresariales que comparten las dos grandes cajas valencianas, conoce el calado de una propuesta que la corporación ha esbozado sin mayor voluntad.

El documento recoge una serie de propuestas de internacionalización, servicios a empresas, apoyo a emprendedores, innovación y formación que citan recetas comunes. Destaca el acento en la oferta de las cámaras para asumir nuevos roles al servicio de las empresas. Como muestra, "las cámaras pueden convertirse en entidades certificadoras de las inversiones en I+D+i en la empresa a efectos de ser beneficiarias de deducciones fiscales", reza el documento.

Camps aseguró que "las exigencias" que plantea la situación económica son todas "asumibles" y ofreció "estabilidad política" y un diseño desde la Generalitat de las necesidades de infraestructuras y de desarrollo del territorio sin parangón entre todas las comunidades autónomas del Estado.

El pulso con Ripoll

Acudir a Alicante y no responder al pulso que el presidente de la Diputación, José Joaquín Ripoll, y el de las Cortes Valencianas, Julio de España, han lanzado al presidente de la Generalitat a cuenta de la Feria de Turismo a celebrar en Valencia habría resultado una muestra de debilidad que Francisco Camps no podía permitirse. Así que, en plena cumbre cameral y pese a tener muy cerca a Antonio Fernández Valenzuela, el presidente reclamó el apoyo de todos a este certamen de nuevo cuño e instó a cerrar filas en torno al mismo porque se "trata de una feria realmente interesante".

Camps, frente a las demandas de Ripoll y De España, está convencido de que "cualquier iniciativa con el turismo hay que apoyarla" porque afecta a "la prosperidad" de los valencianos. El presidente también se refirió a la línea que Trasmediterránea quiere establecer entre Alicante y Orán y a la que se oponen Ripoll y el alcalde Díaz Alperi. Camps dijo que estaba "hablando con todas las partes" y se situó del lado "de los alicantinos y de sus inquietudes"

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de marzo de 2005

Más información