Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aguirre recurrirá la decisión del Gobierno de trasladar la CMT a Barcelona

La presidenta madrileña se compromete con la plantilla de la Comisión de Telecomunicaciones

Esperanza Aguirre entra en la batalla que mantiene el Gobierno y la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones (CMT). La presidenta de la Comunidad de Madrid se ha comprometido con los trabajadores de este organismo a recurrir judicialmente el traslado de la sede desde Madrid a Barcelona decidido por el Ministerio de Industria. A este recurso se unirá otro que van a presentar los propios trabajadores. En ambos casos, se esgrime que la decisión vulnera la Ley General de Telecomunicaciones que garantiza la independencia de la CMT.

El polémico traslado de la sede de la CMT a Barcelona había trascendido del ámbito laboral a un conflicto entre la propia institución y el Gobierno central. Pero ahora amenaza con convertirse en un contencioso entre administraciones. Esperanza Aguirre ha asegurado a los representantes de los trabajadores de la CMT que los servicios jurídicos de la Comunidad de Madrid van a presentar un recurso contencioso-administrativo ante el Tribunal Supremo contra el decreto del Ministerio de Industria que decidió el traslado de la sede.

En una reunión mantenida el pasado miércoles, Aguirre indicó a los trabajadores de la CMT que comparte su preocupación por el traslado forzoso y les aseguró que la Comunidad de Madrid no va a quedarse de brazos cruzados ante dicha decisión unilateral del Gobierno. "Aguirre nos ha garantizado que llevará el asunto al Tribunal Supremo y sumará su recurso al nuestro", aseguró Ángel Jiménez, representante del comité de empresa. Fuentes de la Comunidad confirmaron la intención de presentar este recurso.

La Comunidad entiende que la decisión del Ejecutivo vulnera la independencia que la ley garantiza al máximo organismo regulador de las telecomunicaciones, que tiene su sede en Madrid desde su creación en 1998. Además, consideran que detrás del traslado de la sede de la CMT subyace el peligro de que importantes empresas del sector se deslocalicen también a Barcelona, y Madrid pierda importantes inversiones.

Este recurso se unirá al que va a presentar la plantilla y que, según fuentes del comité de empresa, tendrá tres líneas argumentales: la decisión del Gobierno infringe la Ley General de Telecomunicaciones al socavar la independencia del organismo, vulnera la normativa comunitaria en la materia que obliga a los Ejecutivos a no entrometerse en las funciones del organismo regulador, y, por último, argumentan un defecto de forma porque el traslado se ha aprobado por real decreto cuando debería haber sido tramitado como proyecto de ley. Fuentes de Industria indicaron que no conocían la intención de la Comunidad de Madrid, pero que, con ese anuncio,se está tratando de instrumentalizar políticamente a los trabajadores de la CMT.

Los representantes de la plantilla se volverán a reunir con Aguirre una vez que se hagan efectivos los recursos, cuyo plazo de presentación vence el 26 de marzo. Además han pedido a Aguirre que reubique en organismos autonómicos a los trabajadores que no acepten el traslado, informa Europa Press.

Una larga polémica

El traslado de la CMT arrastra una larga polémica, desde que fuera anunciado en julio del pasado año tras una reunión entre el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el de la Generalitat, Pasqual Maragall. Desde entonces, la plantilla, compuesta por 140 trabajadores, ha realizado diversos actos de protesta. No obstante, la cara visible de esa oposición ha sido la del presidente de la CMT, Carlos Bustelo, que ha llegado a calificar de "deportación" ese traslado.

El punto álgido del enfrentamiento tuvo lugar el pasado mes cuando el consejo de la CMT aprobó una resolución en la que hacía constar que mantendría dependencias en Madrid. Industria amenazó con destituir a todo el consejo si intentaba eludir la decisión adoptada por el Gobierno para cumplir con su promesa electoral de descentralizar los organismos estatales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de marzo de 2005