Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El amor tahitiano de Marlon Brando

Tarita Teriipaia, la que fuera esposa de Marlon Brando, acaba de publicar en Francia su libro de memorias. Escrito con el periodista Lionel Duroy, Marlon: mi amor, mi sufrimiento cuenta que Tarita, hija de un pescador de Bora Bora y actriz de gran belleza, no se sintió impresionada por el actor cuando filmaban en Tahití Rebelión a bordo, pero que cedió durante la parte del rodaje que se realizó en Los Ángeles. Marlon es descrito como un tirano generoso, un hombre que era alternativamente violento y tierno. La relación, que se mantuvo a lo largo de 43 años, tuvo mucho de pesadilla: aunque se separaron, Brando no dejó de intervenir en la vida privada de Tarita, manipulando a distancia para frustrar sus intentos de rehacer su vida. Marlon también se fue distanciando de los dos hijos que tuvieron, Teihotu y Cheyenne, especialmente cuando ésta comenzó a tener problemas psiquiátricos. Pero sí acudió al rescate cuando Christian Brando, hijo suyo y de la actriz Anna Kashfi, mató al novio de Cheyenne (Christian fue condenado a 10 años de cárcel y Cheyenne se suicidó en 1995, con 25 años de edad). Según Teriipaia, en sus días finales, Marlon dio su bendición a la escritura del libro y reconoció que ella había sido el gran amor de su vida. Los restos de Marlon fueron esparcidos en Tetiaroa, el islote que compró en los mares del Sur.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de marzo de 2005