_
_
_
_
Reportaje:

¿Realidad o ficción?

Philippe Ramette y Olivier Boberg exploran en una exposición el tenue límite entre lo tangible y lo fantástico

Maribel Marín Yarza

Lo primero que piensa un espectador cuando ve las fotografías ideadas por el francés Philippe Ramette es que han sido manipuladas digitalmente. Sólo así puede explicarse lo que están viendo sus ojos: la imagen de un hombre que, como si no existiese la ley de la gravedad, trepa en horizontal por el tronco de un árbol. Y lo primero que se le viene a la cabeza a ese mismo espectador al observar las instantáneas de edificios en construcción del alemán Oliver Boberg es que el artista, simplemente, ha retratado una realidad aburrida. Sin embargo, en El mundo en que vivimos, exposición que se inaugura hoy en el Koldo Mitxelena de San Sebastián, nada es lo que parece: Ramette hace arte con la realidad y Boberg sólo una ficción.

"El espectador tiene que hacer un esfuerzo y pensar", asegura Boberg

"Vivimos en un mundo en el que ficción y realidad se confunden cada vez más", apunta el comisario de la muestra, Ramón Esparza. "Lo real se ficciona y la ficción se hace real. En El mundo en que vivimos hablamos de esto, del modo en que nos acercamos a las imágenes, cada vez más abundantes, de cómo atribuimos algunas de ellas al mundo real o al de la fantasía", aunque no pertenezcan a ellos. "Ver a Ramette asomado a un paisaje respecto al cual está girado noventa grados no nos inquieta, ni nos resulta original", observa, porque "pensamos en la manipulación de las fotografías". Mas en los trabajos del artista francés no hay ni trampa ni cartón. "Ninguno ha sido sometido a tratamiento digital o infográfico", asegura. Las imágenes muestran simplemente lo que la cámara ha registrado, que es, eso sí, el resultado de un minucioso trabajo de planificación y materialización de una escena paradójica.

Ramette, que cuestiona el racionalismo, primero dibuja sus ideas -generalmente sobre el hombre en posturas imposibles- y fabrica prótesis y artilugios metálicos que le permiten simular, por ejemplo, que fuma cómodamente suspendido en el aire, tumbado y con tan sólo los pies apoyados en una mesa. Él mismo protagoniza todas las imágenes, la mayoría tomadas en entornos naturales por un fotógrafo profesional.

Boberg también juega con el realismo, pero lo hace desde una posición antagónica al autor francés. "Sus fotografías de neutros paisajes alemanes o de casas de suburbio apenas pueden producir otra emoción que el aburrimiento, hasta que nos damos cuenta de que son maquetas. Entonces es preciso comenzar de nuevo desde el principio", como precisa el comisario.

El artista alemán está fascinado por "la forma que tiene el hombre de estar en el mundo". Tanto, que ha convertido esta obsesión en el eje central de su trabajo. Primero fotografía lugares cotidianos y banales que le han llamado la atención por un motivo u otro y después desarrolla en su estudio, a través de maquetas, la idea que le han sugerido para exponerlas a la cámara de un fotógrafo profesional.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

El espectador tiene que poner de su parte en esta exposición que permanecerá abierta al público hasta el 30 de abril. "Tiene que hacer un pequeño esfuerzo y no pasar rápido de una foto a otra sino pensar. Y eso no es exigir demasiado", dice Boberg.

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_