TIROS LIBRES | BALONCESTO | Final de la Copa del ReyColumna
i

Sin paliativos

Unicaja campeón. Estas cosas pasan. Un equipo se clasifica para la fase final en la última jornada y termina llevándose la Copa. Además, con todo el merecimiento del mundo, pues sus victorias han sido sin paliativos. Calentó motores frente al Etosa, supo sufrir ante Pamesa y finalmente superó de cabo a rabo al Madrid en una final menos igualada de lo que el marcador puede dejar entrever. Porque Unicaja fue mejor en prácticamente todo. Y, sobre todo, porque los malagueños fueron un equipo donde los diez jugadores que puso en cancha Scariolo sumaron y aportaron valor. Todo lo contrario que el Real Madrid, donde naufragaron la mayoría hasta el punto de dejar el partido en un enfrentamiento entre Bullock, con algo de ayuda de Bennett, frente a todo el arsenal que cuenta en sus manos el técnico de Unicaja. Por momentos pareció que el artillero madridista tenía respuesta para todo, pero la labor de desgaste a la que le sometieron Cabezas, Berni o cualquiera que lo tuviese enfrente, acabó dando su fruto, pues el extraordinario jugón desapareció cuando llegó el momento de la definición. Su último punto fue en minuto 36 y supuso colocarse a un solo punto.

Más información

Tiene Scariolo en sus manos mucho material humano para desarrollar todas sus tácticas y artimañas, a las que se aplican sus jugadores con disciplina y, sobre todo, con inteligencia. La que ponen gente como Garbajosa, inmenso una vez más, o jugadores menos lustrosos pero tan importantes como Berni Rodriguez, ejemplar en el último cuarto. Saben buscar, encontrar y sacar provecho de los desequilibrios que se producen, bien sea por ventajas físicas o por circunstancias diversas, como la de un jugador contrario con problemas de faltas. Su circulación de balón es más que buena, otro aspecto donde las neuronas juegan un papel primordial, y suelen poblar sus defensas con más de una trampa. Todo han enseñado en esta Copa.

En la otra orilla, un nuevo desencanto. Por enésima vez, el Madrid apunta pero no acierta. A diferencia de otros años, este proyecto tiene más recorrido, pero deberán aprobar cuanto antes la asignatura de ganar un título, que la paciencia no es una cualidad en este club. Lo peor que se trae de vuelta es el mal rendimiento de muchos el día clave. Reyes pinchó con estrépito, y lo mismo Sonko, Burke, Hervelle... incluso Bennet, hasta que la desesperación de la derrota le hizo despertar. Parecieron superados por la importancia del evento, y eso es mala noticia cuando se juega en el Madrid. En ningún momento cogieron el aire al partido y vivieron a expensas de Bullock. Demasiado poco cuando enfrente hay una máquina tan bien engrasada como el Unicaja. Málaga está de fiesta. Enhorabuena.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 20 de febrero de 2005.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50