Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un narcotraficante provoca dos muertos al huir de la Guardia Civil

Circulaba por Guipúzcoa en sentido contrario con mil kilos de hachís

Un narcotraficante de origen magrebí fue detenido ayer en Elgoibar (Guipúzcoa) tras provocar la muerte de una pareja de jóvenes en un choque frontal cuando huía de un control policial. El detenido circuló ocho kilómetros en dirección contraria por la autopista A-8 (Bilbao-Behobia) con 1.000 kilos de hachís en el maletero. Cuatro cómplices que iban en tres vehículos lanzadera también fueron arrestados.

Las cinco detenciones estuvieron motivadas por un control antiterrorista de carácter rutinario que estableció un Grupo de Acción Rápida de la Guardia Civil tras las últimas detenciones de personas presuntamente vinculadas con ETA, según informó ayer la Subdelegación del Gobierno en Guipúzcoa.

Hacia las 0.40 de ayer, un todoterreno Volkswagen Touareg de matrícula francesa que circulaba por la A-8 en dirección a Francia fue alertado de la presencia del control policial situado en el municipio guipuzcoano de Deba (a 40 kilómetros de San Sebastián). Ante el aviso, cambió el sentido de la marcha y comenzó a circular en dirección contraria hacia Bilbao para darse a la fuga. En su huida, el fugitivo provocó un primer accidente en Deba al obligar al conductor de un turismo a esquivarlo con una maniobra brusca que le llevó fuera de la calzada. El accidentado resultó herido y fue trasladado a un hospital cercano.

Ocho kilómetros más adelante, a la altura de Elgoibar, el todoterreno chocó de frente con un vehículo Rover matriculado en San Sebastián, cuyos dos ocupantes murieron en el acto. Los fallecidos fueron identificados como J. M. T. V., de 33 años y vecino de la capital guipuzcoana, y M. T. R. B., de 33 años y vecina de Azagra (Navarra), cuyos cuerpos fueron trasladados a los servicios de patología forense de San Sebastián.

Un conductor que se cruzó con el fugitivo durante su huida relató a este periódico que salvó "por centímetros" el vehículo que le venía de frente haciendo "señales con las luces largas". Aseguró que giró ligeramente el volante hacia el carril derecho para esquivar el todoterreno, que siguió "a bastante velocidad" por el arcén.

Tras la fatal colisión, agentes de la Benemérita detuvieron al conductor fugado, que iba indocumentado y tuvo que ser ingresado en un hospital con fracturas de pronóstico reservado. En el maletero del todoterreno hallaron 30 fardos que contenían unos 1.000 kilos de hachís. El detenido, de origen magrebí, está acusado de homicidio, tráfico de droga, conducción temeraria y resistencia a la autoridad. En ese momento, la Guardia Civil cerró todos los accesos a la autopista y logró interceptar otros tres turismos, todos con placas francesas, y detuvo a sus cuatro ocupantes, tres de origen magrebí y un turco, que también intentaban escapar. Fuentes de la investigación aseguraron que estas personas servían de lanzadera al todoterreno que transportaba la droga.

La Subdelegación no precisó de dónde procedía el cargamento ni cuál era su destino, aunque maneja la hipótesis de que la droga venía de Marruecos e iba a distribuirse en Francia. Tampoco confirmó si los detenidos iban armados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de febrero de 2005