Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aznar exige a Fraga que rectifique las críticas a su Gobierno por el 'Prestige'

El presidente de la Xunta no se retracta y le reprocha que no visitara las playas como el Rey

José María Aznar, ex presidente del Gobierno, remitió ayer una dura carta al presidente de la Xunta de Galicia, Manuel Fraga, en respuesta a las declaraciones de éste el jueves, cuando dijo que no se sintió "lo suficientemente apoyado" por el anterior Ejecutivo durante la crisis por el hundimiento del petrolero Prestige. Aznar exigió a Fraga que "repare" sus declaraciones, sobre todo por el daño que hacen al PP y a su actual líder, Mariano Rajoy. Fraga evitó retractarse y reprochó a Aznar que no visitara las playas cubiertas de chapapote "como hizo el Rey".

La carta de Aznar recuerda todos los "elogios" que recibió del presidente de la Xunta a cuenta de los fondos aprobados por el anterior Gobierno del PP para paliar los daños causados por el Prestige. Le dice que "la hemeroteca es muy cruel con quienes mudan de posición de forma inexplicable"; afirma que "el Gobierno se volcó con Galicia en aquel momento", y subraya el papel protagonista de Mariano Rajoy, hoy líder del PP, en la solución de aquella crisis. Aznar le exige una rectificación por el daño que esas declaraciones suponen, a su juicio, para Rajoy, para el propio Fraga y para el PP. Afirma que no lo pide por él, que "no se presentará" de nuevo a unas elecciones, "aunque merezca algo de consideración".

El presidente de la Xunta contestó a Aznar antes de haber recibido su carta y tras enterarse de su contenido por los medios de comunicación. Fraga matizó que en ningún momento quiso criticar al Gobierno anterior, al que expresó su "gratitud". Pero entre su retahíla de alabanzas deslizó un reproche: "Hombre, evidentemente en algunos momentos nos hubiese gustado que el señor Aznar, además de estar aquí y presentar un plan magnífico, se hubiese dado una vuelta por la Costa da Morte, como hizo el Rey. Pequeñas cosas de ésas. Fue a eso a lo que me refería". El ex presidente Aznar nunca visitó la zona afectada en sus desplazamientos a Galicia durante la crisis del Prestige.

Fraga dijo que sus declaraciones del jueves, cuando aseguró que los esfuerzos de la Xunta para contener la marea negra "no siempre [fueron] lo suficientemente apoyados por el Gobierno nacional", son una simple "frase agarrada por los pelos". Y envió otro mensaje a Aznar: "Puede estar seguro de mi gratitud, mi simpatía y mi satisfacción por haberle propuesto en su día para sucederme" como líder del PP.

Este encontronazo ha vuelto a alinear a Fraga con el sector del PP gallego enfrentado a Mariano Rajoy y que apoya al antiguo delfín del presidente, Xosé Cuiña, defenestrado durante la crisis del Prestige por sugerencia de la dirección nacional del partido. Sin embargo, el protagonista de fondo de la disputa, Mariano Rajoy, encargado en su día del Prestige, enfrentado desde siempre con Cuiña y hoy líder del PP, afirmó en RNE que él no se siente concernido por las declaraciones de Fraga. "Ni me siento aludido ni Fraga ha hecho esas declaraciones pensando en mí", manifestó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de febrero de 2005