Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Las obras que no nos dejan dormir

El pasado diciembre comenzaron las obras de ampliación del metro, líneas 1 y 4, por lo cual los vecinos de los edificios ubicados en la calle de Arturo Soria esquina a la calle de Caleruega nos hemos vistos afectados. Todos sabemos que para poder disfrutar de los beneficios de los transportes públicos tenemos que soportar algunas molestias. Ahora bien, todo tiene un límite, sobre todo el oído humano.

Dichas obras se están realizando durante las 24 horas de cada día. No sé si tratan de establecer un nuevo récord o simplemente que no les importa lo que les pueda molestar a los sufridos ciudadanos. Como usted podrá entender muy bien, estos ruidos son "aceptables" en horas de trabajo (de 8.00 a 20.00 horas), y si me apura, hasta ciertas horas, como puede ser las cero horas.

Ahora bien, después de esa hora (las cero horas) no es de recibo que los obreros continúen trabajando durante toda la noche, causando las molestias, irritaciones, nerviosismo, estados de estrés, ansiedad, etcétera, que provoca este tipo de ruidos molestos; unas veces con perforaciones, otras con martilleo constante, otras con ruidos de motores generadores.

Las molestias que nos están causando se pueden evitar parando estas actividades desde las 20.00 horas hasta las 8.00 del día siguiente y, si es totalmente necesario, desde las cero horas hasta las 8.00 horas del mismo día o trabajando sábados y domingos.

Pues bien, a pesar de numerosas reclamaciones de los jefes de obra, responsables de SACYR (unas veces de palabra y otras por escrito), algún directivo de la Comunidad de Madrid que ha visitado las obras, etcétera; no nos hacen ni caso; es más, creo sinceramente que "nos están tomando el pelo" porque siempre nos dicen la famosa frase española usada en el pasado y de nefasto recuerdo para nuestra desgracia "no se preocupe", por lo que es cuando empiezo a preocuparme de verdad.

He realizado numerosas llamadas a la Policía Municipal, que al principio se ha molestado en parar las obras, pedir explicaciones y las autorizaciones pertinentes, pero desde hace unos días "pasan de nosotros" (me refiero a mis respetados vecinos y a mí) y simplemente se limitan a decirnos... "hombre no es para tanto" o "ya hemos enviado una patrulla".

Señores, me gustaría que algunos de los que provocan estas molestias o, lo que es peor, los que las ordenan y/o consienten, estuvieran en nuestro caso y tuvieran que tratar de dormir y descansar para al día siguiente levantarse a las 7.00, 8.00 horas.

No es de recibo estar todas las noches en "vela" y sin dormir porque SACYR no se planifique adecuadamente y no tengan respeto a los demás ciudadanos.

Es una falta de civismo y de consideración a los ciudadanos y espero que tanto SACYR como Metro, como la Policía Municipal tomen nota y cesen de inmediato estas molestias inaguantables

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 14 de febrero de 2005