Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
INCENDIO EN EL CORAZÓN FINANCIERO DE MADRID

El rascacielos siniestrado tendrá que ser desmontado desde las plantas superiores

La torre estaba siendo reformada gracias a una licencia municipal de julio de 2002

El edificio siniestrado, si finalmente no se desploma, será desmontado comenzando desde las plantas superiores, según explicó ayer la concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Madrid, Pilar Martínez. El edificio Windsor estaba siendo reformado desde hace dos años y medio aunque las obras se hacían con los inquilinos dentro. Los trabajos incluían la adecuación del bloque a la normativa antiincendios. Parte de la rehabilitación estaba siendo acometida por la empresa de construcción FCC, que en un comunicado negó ayer cualquier tipo de responsabilidad en el siniestro.

"Ya hemos localizado una grúa de gran altura porque los bomberos creen que no podrán demoler y tendrán que desmontar el bloque siniestrado desde arriba. Pero hasta que los técnicos no entren no podemos garantizar que la torre no se vaya a derrumbar", señaló Martínez. Los operarios no podrán entrar hasta dentro de 48 horas como mínimo.

"Es la primera vez que se quema un edificio de tanta altura en Madrid. No hay experiencia en cómo actuar, aunque sí la tenemos en demoliciones", agregó. El edificio tenía licencia de obras fechada el 31 de julio de 2002. El permiso fue renovado por el Ayuntamiento de Madrid en abril de 2003, explicó la concejal madrileña.

"La licencia fue concedida para adecuar el edificio a la nueva normativa contra incendios, para modernizar la fachada y para instalar una escalera exterior de evacuación", agregó.

Además, las obras estaban encaminadas a ampliar las plantas 3ª y 27ª y a remodelar las cinco plantas de aparcamiento del edificio, según Martínez. "También se iban a instalar un nuevo montacargas y a modernizar los ascensores del edificio", afirmó.

En un principio, la rehabilitación contaba con todas las licencias, pero la concejal comprobará hoy lunes si todo está en regla.

La propietaria del edificio, Ason Inmobiliaria, encargó a FCC en agosto de 2003 una parte de la reforma. La constructora emitió ayer un comunicado en el que se desvinculaba de cualquier responsabilidad en el incendio. "Desde el inicio de la obra FCC sólo ha realizado trabajos en el interior de ocho de las plantas y nunca en la planta 21, en la que se inició el incendio", señala la nota. La compañía agrega que el día que se produjo el siniestro sus operarios terminaron la jornada laboral a la una de la tarde.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 14 de febrero de 2005