Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal pide 34 años de cárcel para el supuesto asesino de Encarnación Rubio

La Fiscalía de Granada solicitará 34 años de prisión para Francisco J. U., que está acusado de asesinar a su esposa, Encarnación Rubio, de 46 años, en Cúllar Vega (Granada). La mujer, que le había denunciado por malos tratos después de años de silencio y disponía de una orden de alejamiento, falleció tras ser atropellada en cinco ocasiones por su marido. Encarnación fue la primera mujer con una orden de alejamiento, que murió a manos de su maltratador, que decidió matarla cuando ella inició los trámites para la separación matrimonial, según el Ministerio Público.

En sus conclusiones provisionales, el fiscal reclama 22 años de prisión por el asesinato, siete años por el homicidio en grado de tentativa de un hombre al que también atropelló mientras trataba de ayudar a la víctima, dos años por cada uno de los delitos de maltrato y otro por el de lesiones psíquicas. Además, propone que el acusado pague 162.000 euros en concepto de indemnización a la hija menor y otros perjudicados por el fallecimiento de la mujer, además del anciano que fue atropellado mientras trataba de auxiliar a Encarnación Rubio.

El relato que recoge el escrito del fiscal de los hechos ocurridos el 31 de marzo de 2004 resulta estremecedor. El procesado, a bordo de su coche -adaptado a su discapacidad física-, mantuvo en un primer momento una conversación con su esposa, que se encontraba barriendo las calles con una compañera. Luego condujo hasta el comienzo de la calle Clavel, aceleró "hasta alcanzar gran velocidad y, con mortal intención, lo dirigió contra Encarnación", relata el fiscal. Al ser lanzada por el impacto, la mujer se golpeó la cabeza contra el muro de un chalet próximo. Un camionero cruzó su vehículo en la calle para tratar de impedir un nuevo atropello, pero fue en vano: "Conduciendo hábilmente entre el camión y el bordillo, la atropelló nuevamente por la espalda, pasando por encima de su cuerpo, dando marcha atrás y volviendo a pasar por encima de Encarnación". En uno de los impactos hirió también a un peatón que trataba de auxiliarla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de febrero de 2005