Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA OFENSIVA TERRORISTA

Francia entrega a Karpov, jefe de entrenamiento de la banda

San Sebastián

Francia entregó ayer a España a Juan María Insausti Mugika, Karpov, ex jefe del aparato de formación de los nuevos miembros de ETA, instructor en el uso de armas y explosivos y robo de vehículos, e integrante en 1991 de la infraestructura de los comandos Gohierri-Costa y Donosti. También está acusado de participar en 1995 en el intento de robo de un depósito de explosivos en una empresa de la localidad francesa de Fleurigne. El 19 de noviembre de 1996 fue detenido en Burdeos (Francia) en compañía de María Nieves Sánchez del Arco, su compañera en la tarea de formación de nuevos terroristas.

Insausti Mugika, de 36 años y natural de Beasain (Guipúzcoa), intentó terminar con su vida al sentirse abandonado por la dirección de ETA tras su detención. Fue condenado por la Sala 13 del Tribunal Correccional de Primera Instancia de París a 10 años de cárcel y prohibición de residir en territorio francés. Su entrega a las autoridades españolas se produce en virtud de una orden internacional de detención emitida por el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón. Además, sobre el etarra pesa otra orden de búsqueda, detención y personación dictada por el mismo magistrado por un delito de colaboración con banda terrorista.

El ministro del Interior, José Antonio Alonso, se felicitó ayer por la entrega a España de Karpov, y aseguró que "no existe ninguna negociación entre el Gobierno del Estado y ETA". En este sentido, pidió que se deje de especular sobre este supuesto porque los hechos, en alusión al atentado de ayer en Madrid y las detenciones practicadas contra el aparato de captación de ETA, son "concluyentes".

[Los violentos arrojaron ayer por la tarde pintura roja y amarilla contra el monolito erigido en memoria del dirigente socialista Fernando Buesa y su escolta, el ertzaina Jorge Díez, asesinados por ETA el 22 de febrero de 2000. El monolito, ubicado en el campus universitario de Vitoria, donde murieron tras explotar un coche bomba, fue atacado con huevos que contenían pintura roja y amarilla].

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de febrero de 2005