Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pla propone de nuevo un pacto para la gestión de residuos

El secretario general de los socialistas valencianos, Joan Ignasi Pla, propuso ayer al presidente de la Generalitat, Francisco Camps, un pacto entre los dos grandes partidos, ampliable al resto de fuerzas políticas, para alcanzar un acuerdo en la gestión de residuos sólidos en la Comunidad Valenciana. El dirigente hacía estas declaraciones a la salida de una reunión con alcaldes socialistas afectados por el problema de las basuras.

Pla describió la situación de "conflictiva" e insistió en que la gestión de los residuos se encuentra "al borde del colapso" después de 10 años "de incapacidad y mucha imprevisión del PP". El político socialista recordó que el pasado mayo estuvo a punto de firmarse un acuerdo entre PP y PSPV en materia de basuras que finalmente no se concretó. El Consell lo acabó suscribiendo sólo con los ayuntamientos del PP y la patronal Cierval.

Rafael Blasco, consejero de Territorio y Medio Ambiente, reconoció ayer la oportunidad de la propuesta de Pla, si bien matizó que llega "con cierto retraso". El consejero pidió a Pla que se sume al acuerdo de residuos ya vigente.

Los socialistas reiteraron ayer su preocupación por la actual política de residuos del Consell. La práctica totalidad de plantas de tratamiento de residuos en marcha están saturadas y necesitan una ampliación, según los socialistas, que recordaron además la cantidad de sentencias que pesan sobre algunas de ellas por deficiencias o irregularidades. "No hay una instalación nueva en buenas condiciones y del conjunto de actuaciones que hay en marcha tres salen adelante por la buena voluntad del PSPV", aseguró Pla. Los socialistas advirtieron del riesgo que supone que la Generalitat proyecte ahora la ampliación de muchas de estas plantas sin planificar con antelación dónde se reciclarán las basuras mientras duren las obras.

Desde la consejería se recordó ayer que gracias al pacto -suscrito el pasado 27 de mayo- se han aprobado siete planes zonales de residuos, "con lo que queda demostrado que este pacto ha cumplido sus objetivos".

Los socialistas rompieron el preacuerdo sobre residuos negociado con el Consell a finales de mayo tras pedir, sin éxito, al Consell que el acuerdo se suscribiera después de las elecciones europeas del 13-J y no antes como sucedió. La campaña puesta en marcha por el Consell contra la futura derogación del trasvase del Ebro, donde se decía que el Gobierno (central) negaba el agua a los valencianos por "el entreguismo de Zapatero" enturbió más si cabe el posible acuerdo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de febrero de 2005