Entrevista:MIGEL ZEBERIO | Director de la orquesta Et Incarnatus

"Es muy hermoso no depender de nadie y no deber nada a nadie"

Migel Zeberio (Tolosa, 1966) dirige desde 1996 la orquesta de cámara Et Incarnatus que, tras colaborar con artistas de distintos estilos, ha dedicado su primer disco, Troika (Elkar), a las habaneras que animan el carnaval de su localidad natal. Diez violines, tres violas, dos chelos y un contrabajo dan forma a un "producto elaborado y cuidado", obra de una formación que presentará este año dos bandas sonoras para filmes de Juanma Bajo Ulloa y Manuel Gómez Pereira. Zeberio es también director de las corales Donosti Ereski, Ereskitxo y Sustraien Ahotsa, y profesor de coro en el Conservatorio de Música Jesús Guridi de Vitoria.

Pregunta. ¿Por qué ha habido que esperar ocho años para ver un disco con su firma?

"Intentamos beber de distintas fuentes. El único límite es nuestra capacidad artística"

Respuesta. Un disco lo puede hacer cualquiera. Otra cosa es lograr una buena producción que aporte algo. Troika ofrece algo que no había: una orquesta de cuerda, aparentemente de corte clásico, haciendo un repertorio casi inclasificado en nuestro panorama.

P. Se han separado de la estricta sobriedad que se presupone a quien lleva la etiqueta "de cámara". Nunca han sido una orquesta al uso.

R. Para empezar, grupos de cámara en este país casi ni existen, desgraciadamente. Este grupo ha intentado beber de fuentes tan diferentes como el pop, el jazz, el folk, la música de autor, la clásica o la contemporánea creada por autores de Euskal Herria o de países nórdicos o bálticos, un poquito para romper con clichés totalmente artificiales o artificiosos.

P. ¿Cuál es su límite?

R. El límite será nuestra capacidad intelectual y artística, pero en principio no queremos preestablecer ninguno, porque ahí está la riqueza y las puertas que esto nos está abriendo. Hemos trabajado con músicos tan importantes y tan diferentes como Dani Pérez, Iñaki Salvador, Gonzalo Tejada, Benito Lertxundi, Imanol, Txema Garcés, La Buena Vida o Chucho, y la riqueza que recibimos es tanta o mayor que la que aportamos.

P. ¿Si se limitaran a dar recitales de música clásica, tendrían más complicado el futuro?

R. Desgraciadamente, se programa muy poco, y en nuestros grandes escenarios, Baluarte, Kursaal, Euskalduna, normalmente, en ocasiones por complejo y en otras, por calidad innegable, tiramos de plantel extranjero. Queda muy bonito. En todo caso, los que estamos en este proyecto tenemos muy claro que lo que queremos es avanzar, artísticamente o en el conocimiento. Si esto va unido a la subsistencia económica, pues mejor.

P. Volviendo a Troika. ¿Por qué hacer un disco sobre el Carnaval?

R. Soy tolosano, y parte del grupo también. Desde los inicios hemos adaptado alguna pieza de este repertorio para la orquesta, por cercanía y porque pienso que es un tipo de música que trasciende al Carnaval. Es innegable la vigencia que tienen estas habaneras en el acervo popular del País Vasco y del Estado español, aunque a nivel oficial tal vez no se les ha dado la relevancia que han tenido. Son un exponente importante de la música, de la ida y venida entre el Viejo y el Nuevo Continente, que además tuvieron gran influencia y aceptación por lo que llamamos música clásica a finales del siglo XIX y en el XX. Se ve en la obra de compositores como Bizet, Ravel, Debussy. Este disco es una ventana abierta a un mundo muy rico y, tal vez, últimamente olvidado.

P. Se refiere usted a sus arreglistas como compositores.

R. Sí. En la recreación que se ha hecho en base a estas melodías, ¿dónde está el límite del arreglo y de la composición? Uno de los aciertos de este disco es el diferente tratamiento que diferentes compositores han dado a esta música, desde el punto de vista más clásico al más experimental, en el caso de los bonus tracks. Hay para todos los públicos y todos los gustos.

P. ¿Está abierta Et Incarnatus a nuevas incorporaciones?

R. Estamos deseándolo, porque es muy difícil mantener un grupo de estas características con un mínimo de miembros. Si un músico de cualquier parte del mundo quiere venir a ensayar con nosotros los lunes por la mañana, encantadísimos. Siempre que tenga nivel suficiente para ello, todos los participantes han acabado la carrera en su instrumento, o lo están haciendo, aunque lo más importante son las ganas de trabajar.

P. ¿Qué proyectos tiene en mente?

R. La semana que viene grabamos la banda sonora de una película de Gómez Pereira, con Bingen Mendizabal. Son proyectos normalmente muy interesantes y muy intensos, duros, porque hay que sacarlos en muy poco tiempo y con mucha calidad. Pero una de las características del grupo es que somos totalmente libres, y es muy hermoso no depender de nadie y no deber nada a nadie. Ya veremos lo que hacemos

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS