Continuidad en los tipos de cambio

Los ministros del G-7 lanzaron ayer un mensaje continuista sobre la delicada cuestión de los tipos de cambio. En un momento en que Europa se queja de la debilidad del dólar y las monedas asiáticas a él asociadas -y en particular el yuan chino- los ministros decidieron repetir el mensaje lanzado hace ahora un año en Boca Ratón (EE UU). En síntesis, y aunque no menciona a nadie por su nombre, el mensaje pone énfasis en que China se despegue del dólar y flexibilice su tipo de cambio para reflejar su enorme potencial económico, lo llevaría al alza su divisa.

El comunicado lo dice con cierta perífrasis: "Reafirmamos que los tipos de cambio deben reflejar los fundamentos de la economía. La excesiva volatilidad y los movimientos desordenados de los tipos de cambio son indeseables para el crecimiento económico. Continuaremos vigilando de cerca los mercados de divisas y cooperaremos de la forma apropiada. En este contexto, enfatizamos que es deseable una mayor flexibilidad de los tipos de cambio en aquellos grandes países o áreas económicas que carecen de tal flexibilidad, para promover un ajuste suave y generalizado del sistema financiero internacional, basado en los mecanismos de mercado".

Aunque el ministro chino de Finanzas, Yin Renqing, que almorzó ayer con sus homólogos del G-7, no dio garantías explícitas sobre una revaluación del yuan, del encuentro parece salir un buen clima. El presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, elogió el tono distendido de las conversaciones con las autoridades chinas y recordó que tiene ocasión de ver cada dos meses a su homólogo, Zu Xiachuan. Zu lanzó la víspera un mensaje que va en línea con una futura revaluación del yuan, como la reforma del sistema financiero, el impulso de políticas para activar el consumo interno y el objetivo de reducir al equilibrio el actual superávit del 2% de la balanza por cuenta corriente.

EE UU logró introducir en el comunicado final una mención a su compromiso de sanear sus déficit y los nervios quedaron templados la víspera con el mensaje del presidente de la Reserva Federal, Alan Greenspan, de que el déficit por cuenta corriente se está empezando a moderar, lo que empujó el dólar al alza.

El comunicado destaca también que Europa y Japón se han comprometido a llevar a cabo reformas estructurales adicionales, considera "clave" que haya "economías flexibles con mercados laborales eficientes", destaca la importancia que tiene para el crecimiento global el lograr "un resultado ambicioso en la reunión ministerial de Hong Kong de la Organización Mundial de Comercio con vistas a concluir la ronda de desarrollo de Doha, incluyendo servicios financieros" y pide "transparencia" en los mercados del petróleo, incluidos los datos sobre las reservas de crudo, para evitar sobresaltos en el precio del petróleo. El texto reafirma también el compromiso, ya conocido, de aliviar el peso de la deuda de los países afectados por el maremoto del Índico.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción