Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:EL SUBMARINO NUCLEAR AVERIADO

El 'Sceptre' pasó siete años en el taller

La Armada británica prevé relevar la nave ahora averiada, que ya estuvo en el dique seco entre 1997 y 2003 por fallos en el reactor

El submarino nuclear Sceptre (cetro, en inglés) tiene un largo y accidentado historial al servicio de Su Majestad. El barco entró oficialmente en servicio en 1978 aunque llevaba dos años de pruebas. En ese momento era "un gigante comparado con sus predecesores", según la Marina británica. Con 89,2 metros de eslora, el submarino, uno de los cinco de la clase Swiftsure, es capaz de producir agua, oxígeno y electricidad y de dar la vuelta al globo sin salir a la superficie. Pero la nave ha sufrido varias averías. En 1997 entró en el taller para recibir mejoras en su armamento y no salió hasta 2003.

El Sceptre tiene dos motores. Un reactor nuclear alimentado con uranio le permite generar agua a presión para mover las turbinas. Ése es su principal motor. Además tiene un motor diésel para suplir al reactor en caso de fallo y para las maniobras en puerto, según explicó ayer por teléfono el portavoz de la Marina británica David Healy.

Según Healy, el problema que ha llevado al Sceptre a Gibraltar "no tiene nada que ver con el reactor nuclear. Se descubrió deterioro en la resistencia del aislamiento del sistema de refrigeración del motor diésel". Este motor se refrigera con agua salada y "aunque podría navegar con el problema, es más seguro repararlo", según Healy.

Según la ONG Oceana, el primer episodio de la accidentada vida del Sceptre se produjo a principios de los años 80, cuando chocó con un submarino soviético. La tripulación relató que habían chocado contra un iceberg, aunque en 1991 el oficial David Forghan contó en televisión el incidente con el submarino ruso.

Tras una mejora en el reactor, una fuga en el sistema de refrigeración y un incendio a bordo, el submarino tuvo su primer fallo en el sistema de propulsión en 1995. Ese año "un fallo indeterminado en el sistema de propulsión" le obligó a volver a puerto.

En mayo de 1997 volvió al taller y no salió hasta diciembre de 2003. El teniente de la Marina británica Jim Pressley confirmó ayer a este diario que la nave pasó casi siete años en el taller "durante una reparación general para alargar la vida del submarino. Se revisó todo el equipo". El submarino entró en el dique para recibir mejoras en su armamento. En 1998 apareció lo que la Armada consideró un pequeño problema en el reactor.

En marzo de 2000, durante las pruebas para salir del dique, el Sceptre sufrió su accidente más grave. Los mecánicos comenzaron a alimentar las turbinas desde el puerto. El objetivo era mantener los motores a la mínima potencia, pero entró demasiado vapor, los motores se aceleraron y el submarino se empotró contra el dique. Tras la investigación oficial, el Gobierno anunció que el Spectre tenía "un problema grave en el reactor". Era la misma avería que en mayo de 2000 había llevado al Tireless a Gibraltar. En enero de 2002, el ministro de Defensa Adam Ingran afirmó que el Sceptre tenía "pequeñas imperfecciones de fábrica" en la válvula de presión del reactor. En diciembre de 2003, la nave se reincorporó oficialmente a la flota y en 2004 zarpó de nuevo.

Healy afirmó que "es normal que los buques pasen tiempo en el taller porque los controles son muy rigurosos". Pressley añadió que es lógico que después de tanto tiempo en reparación "puedan aparecer pequeños fallos en otras zonas, como el motor diésel". La Marina británica asegura que la reparación "será breve" aunque no aclara si serán días o semanas.

El director general de Protección Radiológica del Consejo de Seguridad Nuclear, Juan Carlos Lentijo, afirmó que los niveles de radiación en la bahía de Algeciras son "normales". Lentijo explicó que el Consejo tiene una red de vigilancia radiológica que no muestran variaciones de radiación. En las mediciones participa también el Grupo de Vigilancia Operativa de la Armada y Protección Civil. Según Lentijo, "si la avería es la que dicen, sólo en el motor diésel, no debe haber emisiones al exterior".

Tras más de 27 años de servicio, el Sceptre tiene sus días contados. El Gobierno británico tiene previsto sustituir los submarinos de la clase Swiftsure por los Astute. El relevo estaba previsto para 2005, pero fue pospuesto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de febrero de 2005