Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los gruistas aceptan desconvocar el paro por el mal tiempo a petición de Tráfico

Las patronales de las empresas de asistencia en carretera, Aneac y Cepas, desconvocaron ayer -de modo provisional y hasta Semana Santa- el paro técnico que mantenían desde el pasado día 21. La desconvocatoria se produjo tras la reunión de los representantes de los gruistas y los directores generales de Seguros, Ricardo Lozano, y Tráfico, Pere Navarro. En ese encuentro, Navarro pidió "formalmente" la desconvocatoria de la huelga "en atención a la complicada situación de las carreteras por la situación meteorológica adversa, y ante las previsiones de que continúe este fin de semana".

Los presidentes de Aneac, Rafael Merino, y Cepas, Francesc Rovira, anunciaron que las asociaciones territoriales mantendrán hoy reuniones para determinar si aceptan la desconvocatoria, ante la petición de sus patronales.

El origen del conflicto es la discrepancia entre las empresas de asistencia en carretera y las aseguradoras sobre el precio que las segundas deben pagar a las primeras por cada servicio.

Un estudio de costes que ambas partes encargaron el pasado verano, tras el primer paro, a la Universidad de Alcalá de Henares y a una consultora estableció, según los gruistas, en 49,94 euros el coste por remolque; ahora reciben entre 22 y 24 euros. Las aseguradoras argumentan que esa cantidad es un precio medio para una empresa con poca actividad, y recuerdan que las leyes de competencia prohiben pactar una tarifa única.

Euskadi se desmarca

El presidente de los gruistas del País Vasco, Joaquín Herrero, anunció, sin embargo, que en Euskadi el paro continuará de manera indefinida. El presidente de Aneac explicó que los gruistas no descartan realizar paros puntuales a las aseguradoras que no acepten el estudio. Según Rovira, se han alcanzado ya acuerdos con algunas empresas de seguros, que sí han aceptado lo establecido en ese informe.

Los representantes de los gruistas criticaron a la patronal de las aseguradoras, Unespa, por no asistir a la reunión de ayer. El director de Tráfico apeló a "la responsabilidad de las partes para resolver sus diferencias en la mesa de negociación y no en la carretera, evitando perjuicios innecesarios a los ciudadanos y poniendo en riesgo la seguridad vial".Según la DGT, hay nueve vehículos abandonados en arcenes, otros 88 fueron estacionados fuera de la vía, y 181 fueron remolcados a depósitos. En Cataluña, que tiene competencias de Tráfico, 435 vehículos fueron retirados a arcenes o estaciones de servicio y 88, llevados a depósitos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de enero de 2005