Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bush jura el cargo con la promesa de extender la libertad en el mundo

El presidente de Estados Unidos pide el apoyo de los países aliados

George W. Bush, de 58 años, tomó ayer posesión de su segundo mandato presidencial con la promesa de cicatrizar las heridas surgidas durante sus primeros cuatro años en el poder y de trabajar para extender la libertad en el mundo. Tras prestar juramento sobre una Biblia, por segunda vez, como 43º presidente de Estados Unidos, George Bush declaró: "La superpervivencia de la libertad en nuestra tierra depende cada vez más del éxito de la libertad en otras tierras. La mejor esperanza de paz en el mundo es la expansión de la libertad en todo el mundo".

Era la primera toma de posesión de un presidente norteamericano después de los atentados del 11 de septiembre de 2001, a los que se refirió el presidente como "el día de fuego". Bush prestó su juramento ante miles de personas en las escalinatas del Capitolio, sede del Congreso de Estados Unidos, bajo un cielo esplendoroso en un Washington frío y nevado, con un despliegue de seguridad sin precedentes. Su misión de extender la libertad, aseguró, es "la llamada de nuestro tiempo".

MÁS INFORMACIÓN

El presidente Bush se dirigió "a los que viven bajo la tiranía y sin esperanzas". "Cuando os alcéis para defender vuestra libertad, estaremos a vuestro lado", aseguró. Y a los países aliados les dijo: "Nos sentimos honrados con vuestra amistad, confiamos en vuestros consejos y necesitamos vuestra ayuda". Fue uno de los discursos más volcados en la escena internacional de las 55 tomas de posesión que ha vivido Washington desde 1789. Las protestas de los opositores tuvieron escaso eco en Washington, frente a las decenas de miles de personas que participaron en el desfile de inauguración.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de enero de 2005