Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas acepta el plan de Izar, pero exige ya la devolución de ayudas

Los astilleros deben desembolsar 376 millones de euros

La Comisión Europea, una vez analizadas las aclaraciones del ministro de Economía, Pedro Solbes, considera que el plan para reflotar Izar es aceptable porque respeta las normas comunitarias. Tal opinión, expresada ayer sin ambages en Bruselas, llega justamente después de que la nueva comisaria de Competencia, Neelie Kroes, haya notificado formalmente a Madrid que los astilleros españoles deben devolver una de las partidas de ayudas ilegalmente percibidas, de 376 millones de euros, lo que inicia la cuenta atrás de la quiebra de la empresa actual.

A mediados de diciembre pasado, la Comisión Europea cuestionó algunas de las decisiones acordadas en España para reflotar los astilleros Izar. Entonces, según un análisis preliminar de los expertos en Competencia, inquietaba que no hubiera una fecha de cierre para las plantas de Fene y San Fernando, que se mantuvieran en ambos sitios una actividad civil más elevada de la esperada y que la liquidación de la planta de Sestao no estuviera clara.

Ayer, el portavoz de Neelie Kroes, Jonathan Todd, aseguró que aquélla ha quedado satisfecha con las aclaraciones de Pedro Solbes. Sin embargo, el vicepresidente y ministro de Economía señaló ayer en Madrid que aún quedan aspectos por "dejar claros" con la Comisión respecto del acuerdo, sin especificar a qué se refería.

Fuentes de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), que controla Izar, explicaron que lo único que falta ahora es que el Gobierno español envíe una carta a la Comisión Europea en la que, invocando el artículo 296 del Tratado de la Unión, pida que la nueva sociedad militar no esté bajo los procedimientos y normas de la competencia europea.

Para Bruselas, según Todd, está ahora claro que Fene y San Fernando mantendrán una actividad exclusivamente militar y que el límite de actividad civil en el resto de la empresa de nueva creación será del 20%, como siempre exigió Bruselas. La liquidación de Sestao se ha clarificado y, además, añadió Todd, el plan logra salvar un elevado número de empleos allá justamente donde hay más problema de paro y se reduce ostensiblemente la sobreproducción en un mercado fuertemente golpeado por la ausencia de demanda internacional.

Bruselas espera ahora la mera notificación formal del plan de viabilidad, que pasa por la creación de una nueva empresa militar, para darle luz verde definitiva. Pero mientras tanto ha vuelto a activar la espada de Damocles que pesaba sobre Izar: la exigencia de devolver a las arcas estatales una de las partidas ilegalmente recibidas por los astilleros en 2000, la de 376 millones. Bruselas congeló en octubre pasado la notificación de esta exigencia para dar más tiempo a Madrid a acordar el plan de viabilidad con los sindicatos.

La nueva comisaria de la Competencia, que dejó pasar diciembre para ganar tiempo, envió esta notificación el pasado 7 de enero al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. En efecto, la notificación formal llegó el lunes pasado al Ministerio de Economía y ésta supone que la empresa debe entrar en quiebra inmediata.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de enero de 2005