Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una veintena de empresarios viaja a China con Aguirre

La presidenta recorre la Ciudad Prohibida, la plaza de Tiananmen y la tumba de Mao

La presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, visitó ayer la plaza de Tiananmen, la Ciudad Prohibida y la Gran Muralla en el primer día de su viaje oficial a China organizado para impulsar la candidatura de Madrid 2012, promocionar la imagen de Madrid y hacer de la región un lugar de inversión para los asiáticos, además de abordar los problemas que ahora deben afrontar las familias madrileñas para adoptar niñas chinas.

Tras casi 14 horas de viaje, la delegación madrileña empleó su primera jornada en Pekín en recorrer algunos de los lugares más emblemáticos de la ciudad y en preparar la intensa agenda que desarrollará esta semana en la capital china y en Shanghai.

El viaje busca promover contactos bilaterales y atraer nuevos turistas a Madrid

Cargos regionales y diputados de la oposición integran la expedición

Aguirre llegó ayer a una ciudad en obras: Pekín. Las autoridades chinas están literalmente reinventando una ciudad de 13 millones de habitantes de cara a los Juegos Olímpicos de 2007. Se cuentan por cientos -quizá por miles los edificios que están en construcción en esta capital: a cual más grande, más alto y más espectacular. Cualquier rascacielos de esta ciudad puede competir con los de Nueva York o Hong Kong. Por ello, la comitiva oficial, en la que viajan una veintena de empresarios españoles, incluye a los máximos representantes de constructoras como Zafir, ACS o Dragados.

El mercado de este país de 1.300 millones de habitantes y donde la fiebre consumista ya ha comenzado -los automóviles más caros del mundo cruzan las principales vías de la ciudad, todos los ejecutivos locales llevan ordenadores portátiles al hombro y los jóvenes van vestidos a la manera occidental- es demasiado importante como para que Madrid deje pasar su oportunidad.

Aguirre llegó poco después de las once la mañana a Pekín, donde fue recibida por el embajador de España en China, José Pedro Sebastián de Erice. Marchó directamente a la plaza de Tiananmen (donde se encuentra el mausoleo de Mao) y a la Ciudad Prohibida, un impresionante complejo imperial en el centro de la megaurbe.

La presidenta del Ejecutivo regional madrileño, del PP, no hizo ningún comentario político. Una cohorte policial china la acompañó a pie todo el trayecto, mientras los ciudadanos y los turistas que pasaban el día en el complejo se preguntaban quién era "esa señora rubia" que les visitaba. Se acercaban a los periodistas para preguntarlo. La organización por parte de las autoridades chinas fue perfecta: todo se ajustó al horario previsto, y la presidenta visitó la Ciudad Prohibida en menos de dos horas. Nada falló.

Aguirre partió luego para la Gran Muralla (6.000 kilómetros de espectacular y pétreo parapeto defensivo), situada a dos horas en coche de Pekín. La mandataria madrileña, de buen humor, se fotografió junto a varios soldados que hacían guardia en la muralla. Ellos, inmutables con sus uniformes verdes y sus correajes, soportaban los flases de los fotógrafos de la comitiva. Aguirre, con un soldado a cada lado, sonriente y con un gorro de lana naranja. La temperatura rondaba los cinco grados bajo cero.

Fue el primer día de un viaje que comienza oficialmente hoy y que busca, según fuentes oficiales, "atraer nuevos turistas a la Comunidad", "promover contactos empresariales bilaterales" y conocer in situ los procesos de adopción de niñas chinas. Sólo en los últimos 10 años más de 4.000 niñas han sido adoptadas por madrileños. Aguirre, a la que acompañan representantes de la oposición parlamentaria y diversos cargos del Gobierno regional, cree que el viaje será un éxito. Los empresarios, ante la magnitud de los posibles negocios, también lo esperan.

Aguirre recorrió la capital china escoltada por el embajador de España, José Pedro Sebastián de Erice, así como por el vicepresidente primero del Gobierno regional, Ignacio González; la consejera de Familia y Asuntos Sociales, Beatriz Elorriaga, y el consejero delegado de Promomadrid, Jesús Reyero.

Entre la veintena de empresarios que acompañan a Aguirre están el presidente de Sacyr, Luis Rivero; el director internacional de ACS, Miguel Mondón; el presidente de Dragados, Marcelino Fernández Verdes; el presidente de Alsa, Andrés Cosmen, y el representante de Caja Madrid Enrique Tierno.

En este viaje también acompañan a Aguirre la portavoz adjunta del PP en la Asamblea de Madrid, Cristina Cifuentes; el portavoz de economía del PSOE, Enrique Echegoyen, y el portavoz de justicia e interior de IU, Luis Suárez, además del secretario general de la Asociación China de España, Xu Yim Memgbin, y el vicepresidente, Xu Somghua.

Por otra parte, la presidenta de la Comunidad firmará acuerdos con las autoridades chinas para crear nuevos canales que permitan un conocimiento mutuo de Pekín y Madrid como un convenio con la Orquesta Nacional de China por el que se promocionará la música sinfónica, coral e instrumental de Madrid en el país asiático.

La jornada de trabajo de Aguirre comenzará hoy, lunes, con la visita de las instalaciones olímpicas de Pekín 2008. Precisamente, en la plaza de Tiananmen se podía observar una enorme pantalla en la que se señalan los días que quedan para que la capital asiática sea escenario de este acontecimiento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de enero de 2005