Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL | Última jornada de la primera vuelta

El Málaga despierta al Sevilla de un sueño de gloria

El fútbol y su análisis son el reino donde son posibles y aceptadas las sentencias sobre cualquier polémica o de cualquier polemista. Pero hay cosas que no se pueden explicar ni utilizando esa poderosa arma. ¿Cómo un equipo que lucha por los puestos de honor de la competición y que ha derrotado con rotundidad a Valencia o Real Madrid jugar igual que uno que boquea por sobrevivir y al que, además, han descabezado? ¿Por qué al Sevilla se le ha olvidado jugar tras impartir una clase magistral en el Bernabéu?

El entrenador malaguista y debutante ayer en Primera, Antonio Tapia, pidió a sus jugadores garra y carreras. Fútbol directo lo llaman, aunque lo que el que él le exigió a sus futbolistas fue únicamente que dieran lo que tuvieran dentro.La estrategia de Tapia vino casi obligada por la situación dramática en la que vive su equipo.

MÁLAGA 1-SEVILLA 0

Málaga:Arnau; Gerardo, Sanz, César Navas, Valcarce; Edgar, Juanito, Leko (Usero, m. 87), Duda (Geijo, m. 90); Juan Rodríguez y Amoroso (Wanchope, m. 52).

Sevilla: Esteban; Ramos, Navarro, Ocio (Carlitos, m. 75), David; Alves (Sales, m. 70), Renato, Martí (Jordi, m. 46), Antonio López; Baptista y Makukula.

Gol: 1-0. M. 66. Esteban no ataja un balón colgado sobre su área, Wanchope remata en la línea de gol y Aitor Ocio marca en su meta al intentar el despeje.

Árbitro: Puentes Leira. Amonestó a Martí, Duda, Antonio López, Juan Rodríguez, Ramos y Geijo.

Unos 15.000 espectadores en el campo de La Rosaleda.

El Málaga cumplió con creces ante un enemigo que se antojaba imbatible. En el principio de la segunda parte, los malaguistas metieron en su campo a sus oponentes y llegó el gol del triunfo. El Málaga sueña con la casi imposible salvación y el Sevilla se despierta de un sueño de gloria, quizás perdido por lo que menos se lo esperaba: la falta de cohesión y coherencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de enero de 2005