Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

Nuevo plan, viejos modos

Después del 14-M parecía que habían llegado nuevos modos al mundo de la política; se abrían puentes al dialogo, se cumplían ciertas promesas desafiantes y justas hechas en periodo electoral, se pedían disculpas públicamente por dichos que en caliente se habían comentado y por hechos precarios e insuficientes utilizados en situaciones difíciles...

Pero este ambiente relajado se ha ido al traste al entrar en escena unos políticos vascos ultra nacionalistas, que justifican y no condenan los asesinatos y violencia de persecución y que con sus votos han apoyado de forma burlona y cínica un Plan político totalmente legitimo, que han convertido en algo devaluado y sin prestigio.

Ojalá vuelvan los modos perdidos y los promotores del Plan rectifiquen y no utilicen los votos ultras, como así se lo habían hecho saber a la opinión pública, para sacar adelante sus legítimas pretensiones. Esa rectificación es igualmente necesaria para que dicho Plan cuente con más simpatías, que son necesarias pero que hoy son imposibles por este suceso tan lamentable como imprevisto; y también, y muy importante, para que no se avergüencen de hacer un Plan de cualquier forma y carentes de toda ética, como nos tenían acostumbrados Aznar y Bush con sus políticas macarras, que dejan totalmente indiferentes o plenamente satisfechos a las personas muy tontas o/ y muy miserables.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de enero de 2005