Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Controlados por el láser

La Politécnica crea dos sistemas de gestión del tráfico para medir el flujo de coches y su velocidad

Camión, coche o moto, rápidos y lentos, no escaparán al control del láser. El Grupo BET (Bioingeniería, Electrónica y Telemedicina) de la Universidad Politécnica de Valencia ha desarrollado dos sistemas aplicables a la gestión del tráfico rodado que permiten medir con precisión el número de vehículos que transitan por las calles y la velocidad a la que se mueven. La investigación es fruto de un convenio con el Ayuntamiento de Valencia y ya ha superado con éxito la fase de ensayos en las calles de la ciudad, según anunció ayer la Politécnica.

El primero de los sistemas lo configura un foco de láser que recorre la calzada en una línea de puntos invisible al ojo del conductor o peatón, explica el catedrático de Ingeniería Electrónica Antonio Mocholí, supervisor del proyecto. El equipo diseñado por el BET mide el tiempo que tarda en recibir la señal del láser, de forma que si se realiza un barrido formado por 360 puntos sobre cuatro carriles, el sistema lo detecta en 0,013 segundos. Cuando el láser tropieza con un coche, devuelve la información a mayor velocidad -el recorrido es menor- y con un número concreto de puntos procesa la información y dibuja el perfil del vehículo.

En los ensayos en la ciudad el láser ha detectado el paso de 5.700 vehículos

El sistema "permite detectar diferencias de un centímetro", afirma Mocholí, y es capaz de identificar 11 tipos diferentes de vehículos. En los ensayos, grabados también en vídeo para comprobar la precisión del equipo de láser, se han controlado 5.700 vehículos. El sistema los ha detectado todos "con un margen de error en la clasificación por debajo del ofrecido por cualquier sistema existente en el mercado", indica la Universidad. El dispositivo es del tamaño de una caja de zapatos, pesa unos 10 o 12 kilos y puede colocarse sobre los báculos de los semáforos, en paneles informativos y puentes, con el fin de controlar el flujo de vehículos, "cuántos pasan en cada momento" por un punto determinado, de forma que los centros de gestión puedan ajustar los tiempos de los semáforos. Además, es aplicable a las vías de peaje en sombra, como el previsto en la ampliación de la autovía de Ademuz.

El sistema también sirve para medir la velocidad de los vehículos al enfocar dos puntos separados por la distancia que se determine, por ejemplo, dos metros. A mayor rapidez de lectura, mayor precisión, indica Mocholí. "El láser, que complementará al uso del radar, enviará las señales detectadas al centro de control [de tráfico] y una vez allí mediante las cámaras instaladas se contrastará la información recibida", puntualiza el catedrático. Una de las grandes ventajas de este modelo es económica, ya que el láser cuesta cuatro veces menos que un radar convencional, y además cubre más carriles. Para sancionar infracciones de los límites de velocidad, sólo es necesario completar el modelo con una cámara digital, como en el caso de los radares.

El Grupo BET, que forma parte del Instituto Itaca de la Politécnica y está integrado por unos 90 investigadores, de los que ocho se dedican a proyectos de tráfico, ha patentado un segundo proyecto, un sistema que mejora el de espiras, sensores colocados en ranuras abiertas en la calzada y que sirve para contabilizar el paso de vehículos. También miden la velocidad, pero para ello es necesario instalar dos espiras por carril. El inconveniente de este método de medición es que su reparación exige cortar el tráfico. El sistema ideado por el Grupo BET aprovecha la infraestructura existente y la implementa, ya que capta la señal que envían las espiras a la sala de control de tráfico y detecta no sólo el vehículo que pasa, sino también el tipo y la velocidad. Con este modelo "es posible el conteo de vehículos, su clasificación y la medida de su velocidad, con una gran precisión, y todo ello mediante una única espira por carril", resume Mocholí.

Los sistema piloto se han instalado en las avenidas de Blasco Ibáñez, Tarongers y el Puerto y el Ayuntamiento podrá decidir ahora sobre su implantación. Mocholí recuerda que la Dirección General de Tráfico, a la que se presentará estos equipos, tiene previsto 500 nuevos puntos de medición de velocidad, un proyecto al que se podrá aplicar el equipo de láser.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de enero de 2005