Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La rentabilidad de la ronda norte

La fluida comunicación entre los técnicos de la Consejería de Infraestructuras y el Ministerio de Fomento no se reduce a la ejecución de las obras del tren de alta velocidad. José Ramón García Antón visitó ayer las obras del último tramo de dos kilómetros pendiente de la ronda norte de la circunvalación de Valencia entre Benimàmet y Ciudad Fallera, que ejecuta la Generalitat, apenas una semana después de inaugurar el tramo anterior que construyó el Ministerio de Fomento entre las localidades de Alboraia y Burjassot.

El cierre de la ronda norte de la circunvalación de Valencia aliviará el tráfico a lo largo de las calles de Primado Reig y Peris y Valero, la única alternativa actual, incluso en las riberas del río Turia.

Vitoriano Sánchez-Barcaiztegui, director general de carreteras, aseguró que 90.000 vehículos diarios discurrirán a lo largo de la ronda norte a partir de octubre de 2006, fecha estimada para la conclusión de las obras, una cifra que reduce apenas a un año el plazo de amortización de las obras, con un presupuesto de 22,2 millones de euros, en términos de rentabilidad social.

Sánchez-Barcaiztegui aprovechó la ocasión para enumerar seis obras en marcha en el área metropolitana de Valencia, responsabilidad tanto de la Generalitat como del Ministerio de Fomento, y que mejorarán todos los accesos a la ciudad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de enero de 2005