Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dimas Martín, condenado a ocho años por tres delitos financieros

El ex presidente del Cabildo de Lanzarote está en prisión por cohecho

La Audiencia Provincial de Las Palmas ha condenado al líder del Partido de Independientes de Lanzarote (PIL), Dimas Martín -actualmente en tercer grado carcelario por un delito de cohecho-, a 8 años de prisión, 15 de inhabilitación y multas por casi 6 millones de euros al considerarlo responsable de tres delitos financieros cuando presidía la Empresa Municipal Agrícola y Marinera de Teguise (Emamtsa), entre 1989 y 1991.

Dimas Martín, de 55 años, disfruta actualmente de régimen abierto por un delito de cohecho. La Justicia lo condenó a tres años de prisión al considerar probado que en 1995 compró el voto de un concejal del PP para que su abstención provocara que su partido accediera a la alcaldía de la capital de Lanzarote, Arrecife.

En la sentencia se condena a Martín a ocho años de prisión por tres delitos: malversación de caudales públicos, fraude a la Hacienda pública y contra la Seguridad Social. Por el contrario, el político conejero queda absuelto de los delitos de defraudación del impuesto de sociedades, falsificación de documentos mercantiles y estafa. Los dos acusados por este mismo caso y entonces concejales de su partido, Higinio Hernández (hoy consejero de Agricultura del Cabildo de Lanzarote) e Ismael Brito, quedaron absueltos con el voto en contra del presidente del tribunal, Antonio Martín.

Cinco días para recurrir

La sentencia no es firme, puede recurrirse ante el Tribunal Supremo en un plazo de cinco días. Tanto Instituciones Penitenciarias como el tribunal deberán dirimir en los próximos días si el político canario puede seguir disfrutando como hasta hoy del tercer grado por el caso de la compra del concejal del PP o ingresa en prisión para cumplir esta nueva condena de 8 años, aclararon fuentes judiciales.

Dimas Martín fue el candidato más votado en las últimas elecciones al Cabildo Insular de Lanzarote, con 13.655 votos. Su discurso de investidura fue apoyado por el PP y Coalición Canaria. Tras varias solicitudes de indulto, como presidente del Cabildo ingresó en prisión, por tercera vez en su vida, el 10 de enero para cumplir los tres años de pena por la compra del voto del concejal del PP en 1995. El 26 de junio pasado renunciaba a su cargo desde la prisión.

El llamado señor de los volcanes fue alcalde de Teguise desde el 23 de mayo de 1989 hasta el 15 de junio de 1991, y teniente de alcalde del mismo municipio hasta el 17 de junio de 1993. Siendo alcalde, junto a los concejales Higinio Hernández e Ismael Brito, constituyó el complejo agroindustrial de Teguise con un capital social de 120.000 euros. Dos años después (en 1991) suscribe una ampliación de capital por 7.993.460 euros, operación por la que accedió a un crédito hipotecario de 4.808.096 euros. El Gobierno de Canarias concedió a Emamtsa 2.403.618 euros en subvenciones para cabreros y agricultores de la cebolla. En 1991, la empresa ya debía 1.436.418 euros a los productores. Aun así, recibe el encargo de la empresa Ercros para acondicionar un campo de golf, por valor de 1.202.024 euros, actividad que nunca se ejecutó. Hasta 1998, también se debían 156.194 euros a Hacienda por impago del impuesto de sociedades y, hasta 1997, una deuda con la Seguridad Social de 727.065 euros.

Nacido en el municipio de Yaiza (sur de la isla), Dimas Martín ha sido condenado seis veces por otros tantos casos distintos. Antes de la democracia vendió 100 apartamentos de los que sólo se construyeron 10. Fue amnistiado. En 1991 ingresó nuevamente en prisión por enfrentarse a la Dirección General de Costas y fue nuevamente indultado. En 1993 fue condenado a dos meses de arresto y seis años de inhabilitación por solicitarle a un británico 6.000 euros por no derribarle su casa. Dimitió de todos sus cargos, cuando era senador, presidente del Cabildo, concejal en Teguise y diputado en el Parlamento de Canarias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de diciembre de 2004