Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un islamista detenido en Barcelona declara que le ofrecieron mercurio rojo para 'bombas sucias'

Dos de los arrestados aseguran que planeaban atentar en Navidades en España o Marruecos

Uno de los tres supuestos terroristas islamistas detenidos el día 22 en Barcelona ha declarado ante el juez Fernando Andreu que un ciudadano checo les ofreció "mercurio rojo", una sustancia empleada para fabricar bombas sucias, capaces de contaminar con radiación extensas zonas. Majib Bakkali y Mohamed Douha añadieron que buscaban explosivos para cometer atentados estas Navidades en España o Marruecos, según fuentes judiciales. El juez decretó el ingreso en prisión de ambos y un cuarto integrante del grupo, detenido dos días después también en Barcelona.

Mustafá Farhaoui, arrestado en Nochebuena, prestó declaración ante el juez Ismael Moreno, quien decretó su ingreso en prisión igualmente por pertenencia a banda armada y preparación de atentados. El tercero de los detenidos, Abdelkader Farhaoui, primo del anterior, quedó en libertad por no poder acreditarse su relación con los hechos.

Fuentes judiciales señalaron que Bakkali y Douha negaron pertenecer a grupo terrorista alguno, pero sí admitieron haber mantenido reuniones en Barcelona con un checo que, dijeron, les propuso un "buen negocio"; mientras uno se refirió al "mercurio rojo" como la sustancia ofertada, el otro aseguró que era "oro".

El "mercurio rojo" es una misteriosa sustancia muy radiactiva desarrollada por científicos rusos durante la guerra fría que puede utilizarse para fabricar las denominadas bombas sucias, cuya elaboración es relativamente barata y que no necesitan plutonio o uranio enriquecido, sino que pueden ser armadas con otras sustancias a partir incluso de un artefacto a base de dinamita.

El pasado mes de septiembre, la policía británica detuvo en Londres a cuatro personas acusadas de querer comprar esa misma sustancia para fabricar una bomba sucia después de que un diario sensacionalista alertara de sus intenciones y asegurara que un empresario saudí supuestamente ligado a Al Qaeda estaba dispuesto a pagar 450.000 euros por un kilo de "mercurio rojo".

Bakkali y Douha, que prestaron declaración el pasado domingo en la Audiencia Nacional, fueron detenidos el día 22 -junto a Abdelkader Farhaoui, que ha quedado en libertad- en las localidades barcelonesas de Sant Andreu de la Barca y Moollet del Vallés. Los dos están reclamados por Marruecos por su presunta relación con una organización terrorista islamista implicada en los atentados de Casablanca, en mayo de 2003, y la medida de prisión acordada por el juez es tanto por las actividades desarrolladas en España como por las que se les atribuyen en Marruecos.

Mustafá Farhaoui, al igual que los otros dos, negó durante su comparecencia en la Audiencia Nacional ser un terrorista, pero admitió conocer al resto de detenidos y dijo que mantenía con ellos una relación comercial.

La detención de Farhaoui, el día de Nochebuena, se produjo después de que Douha asegurara en sus declaraciones que era miembro del grupo que, según el Ministerio del Interior, supuestamente había iniciado gestiones para la compra de una importante cantidad de explosivos para cometer atentados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 28 de diciembre de 2004