Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno pide al líder del PP que serene la vida política mientras se divulga la Constitución europea

El Ejecutivo comienza una campaña masiva de información sobre el Tratado de la Unión

El Gobierno pondrá todo lo que pueda de su parte para que el PP no se sienta ofendido en las próximas semanas por sus obras y, sobre todo, por sus declaraciones en aras de que la campaña, primero institucional y después política, de explicación para el referéndum del 20 de febrero sobre la Constitución europea llegue a los ciudadanos de manera nítida y no sepultada por la controversia política habitual. Esta es la intención del Ejecutivo, según transmitieron ayer portavoces gubernamentales, que explicaron las distintas fases de la campaña. Pero la primera preocupación del Gobierno está en que las palabras del presidente del PP, Mariano Rajoy, de que apoya la Constitución europea y, por tanto, el en el referéndum, sea una realidad. Hasta ahora, el mensaje del PP a favor del apenas llega por cuanto que los mensajes de ataque a todo lo que hace el Gobierno se sobreponen a ese pronunciamiento favorable. Aun así, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, confía en la palabra de Rajoy y ha transmitido a sus colaboradores que ni por asomo critiquen al líder del PP en esa materia. El siguiente mensaje que el Gobierno quiere transmitir al PP es el de que no deje dudas de su apoyo para que los ciudadanos vean que los dos partidos mayoritarios apoyan el sí.

Campaña de divulgación

Lo cierto es que el PP se desentendió de toda acción del Gobierno al reprochar, y posteriormente reprobar, al ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, por acusar al ex presidente José María Aznar de haber apoyado el golpe en Venezuela contra Hugo Chávez. El Ejecutivo estima que esa situación es ya irreversible pero aspira a que el PP, por su cuenta, haga campaña a favor del sí.

De momento, el Gobierno pone en marcha la campaña de divulgación a partir del 7 de enero con personajes de la vida artística, cultural y social del país, ajenos a la política, que aparecerán en los medios de comunicación leyendo pasajes de la Constitución europea. "Se verá que la campaña es de todos, ni de derechas ni de izquierdas", dijeron los portavoces gubernamentales. Pero no sólo artistas sino que muchas empresas y colectivos saldrán a la luz pública de manera voluntaria para divulgar la Constitución. En medios gubernamentales se afirma que será a partir de ahora cuando emerja el trabajo silencioso que ha estado desarrollado el Ejecutivo. La campaña será presentada el 4 de enero, e incluye el reparto el domingo 16 de enero de cinco millones de ejemplares con el texto completo de la Constitución embuchado en los suplementos dominicales de los periódicos. El coste total será de seis millones de euros.

Actos en universidades, institutos de enseñanzas medias, puntos de información instalados en centros comerciales, colaboración de los sindicatos, fundaciones y ONG, formarán una red de divulgación vital para el Ejecutivo toda vez que la ley de los referendos no lleva aparejada financiación para los partidos y prohíbe expresamente pedir el voto. El Ejecutivo debe limitarse a explicar el contenido de la Constitución y repartir las papeletas con el sí, el no o el blanco. Serán los partidos los que, a partir de la noche del 4 de febrero y durante 15 días, pidan el voto en el sentido que quieran.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 28 de diciembre de 2004