Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El peso de la industria en la economía cae casi a la mitad en las dos últimas décadas

El número de empleos industriales se mantiene, pero sobre el total baja del 25% al 18%

España se desindustrializa. En los últimos 20 años, el peso de la industria en la economía ha caído de forma drástica. A principios de los ochenta, el sector industrial representaba, en términos de valor añadido, un 30% del producto interior bruto (PIB) español. En 2004, roza el 17%, según un estudio de La Caixa sobre la industria. También el empleo industrial se ha desinflado. No en términos absolutos, pues hoy hay sólo 65.000 empleados industriales menos que hace dos décadas. Pero sí en términos relativos: el empleo industrial ha pasado de ser el 25% del total a un 18%.

La industria ha reducido posiciones en toda Europa, en favor de los servicios y de la construcción. Pero, comparando lo ocurrido en España con lo sucedido en sus vecinos comunitarios, puede concluirse que su imagen como plaza relativamente fuerte en materia industrial se tambalea.

Un análisis comparado de los datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) sobre el peso de la industria -la manufacturera, que excluye las ramas energéticas, la minería y la distribución de agua- sobre el valor añadido de toda la economía arroja la siguiente conclusión: salvo Holanda y el Reino Unido, España es el país de la Unión Europea (a Quince, previa a la ampliación al Este) donde el peso de la industria es menor (16,8% del PIB).

El nivel de España se sitúa dos puntos por debajo de la media comunitaria (18,7%) y va por detrás de países como Alemania, Italia o Francia.

Entre las causas de este cambio, el servicio de estudios de La Caixa cita la externalización de la producción o la deslocalización, pasando por el traspaso de actividades propias de la industria al sector de servicios. E incluso, añade, "la elevada productividad de la industria frente a sectores como la construcción o los servicios también adelgaza su peso en la economía".

Y, a pesar de todo, no puede hablarse de una merma importante del número de puestos de trabajo. En el tercer trimestre de este año, estaban empleados en la industria a tiempo completo 2.798.900 personas. Justo 65.000 menos que a principios de los ochenta, aunque "casi medio millón más que en el momento de la adhesión a la UE", en 1986.

El empleo industrial en las últimas dos décadas ha pasado rachas buenas (la segunda mitad de los ochenta o la recuperación entre 1996 y 2001, con 600.000 nuevos empleos industriales) y malas (a principios de los noventa, en que la industria se quedó con 400.000 empleos menos que hoy).

La cuestión es que, desde 2002, España vive una nueva etapa de ajuste, coincidiendo con una oleada de cierres de plantas que inauguró Lear en Lleida. Estos dos años largos de penuria han pasado especial factura a Cataluña, que ha perdido 73.500 empleos industriales y que cuenta con un concentrado tejido industrial textil y químico. Son los dos sectores más golpeados, y desde 2002 cada uno ha perdido 24.700 empleos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de diciembre de 2004