Reportaje:AULAS

Ministros con mochila

Alumnos del IES Romero Esteo de Málaga profundizan en la vida política con su propio 'consejo de ministros'

Son las 10.00 de la mañana del lunes. El aula 36 del Instituto Miguel Romero Esteo de Málaga ya está acondicionada para la reunión del consejo de ministros que, semanalmente, celebran los alumnos del ciclo formativo de grado superior de Administración y Finanzas. Carmen Beltrán preside el consejo.

Ella asume el rol del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y se encarga de dirigir, con la ayuda de la profesora de Administración Pública, María José Rodríguez, la reunión en la que cada uno de sus ministros y ministras -aquí la paridad no se cumple: son 12 mujeres y cuatro hombres- le dan cuenta de lo acontecido en su departamento y de los planes o medidas que pretenden impulsar.

Los estudiantes esperan viajar a La Moncloa para conocer a sus 'homónimos'.

Esta actividad responde a un proyecto de innovación educativa que ha ideado María José Rodríguez para conseguir una mayor implicación de sus alumnos en una materia, la Administración Pública, que ella califica de "árida" por el peso teórico que tiene. "Pensé en cómo motivarlos y se me ocurrió montar este consejo de ministros paralelo", recuerda María José, que ya se muestra satisfecha de los resultados. "Muchos llegaron sin saber ni el nombre de los ministros y ahora hasta se identifican con ellos y con su función. Incluso se enfadan o alegran según el tema que tienen entre manos", explica.

El desarrollo de esta experiencia educativa es sencillo, pero requiere implicación de los estudiantes. Durante la semana, los 16 ministros siguen a través de la prensa las noticias relacionadas con sus carteras, información que complementan con televisión e Internet, visitando las páginas de sus respectivos ministerios. Con este material preparan un resumen sobre el que versará su exposición en la reunión matinal de los lunes. "De esta forma se consigue que conozcan mejor el entramado de la Administración y la distribución de los poderes del Estado. También conocen de primera mano, a través de la prensa, los problemas que tiene el país y se forman una opinión sobre ellos", afirma María José.

Salvador Torres es José Bono. A él le toca abrir la reunión. Torres trae al consejo las nuevas estrategias de defensa nacional; la situación de las relaciones en este ámbito con los EE UU y la nueva directiva para que sea el Parlamento quien decida si España interviene o no en misiones de paz o bélicas. "El Gobierno no contempla el envío de más tropas a Afganistán", dice solemne. "La verdad es que no le conozco mucho", añade cuando se le pregunta sobre cómo se siente en la piel de Bono. "Lo veo simpático, campechano, pero no me gusta que haga esas declaraciones tan fuertes que luego le obligan a rectificar", añade.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Le toma el relevo Pedro Vivar, que con su cresta en el pelo se parece bien poco al ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos. Pedro se lanza de lleno a defender las declaraciones que Moratinos hizo sobre el apoyo del Gobierno Aznar al golpe de Estado de Venezuela en 2002. Argumenta su postura en que el PP no obtuvo apoyos en la reprobación que contra él presentó en el Congreso y se hace eco de las críticas que ha recibido de IU por la desatención del Gobierno hacia el problema del pueblo saharaui.

"Moratinos es el mejor, porque es sincero y se moja, como cuando dijo lo de Aznar y el golpe de Venezuela. Lo malo es que tanta sinceridad crea discordia", explica.

El consumo en Navidad, los precios de los juguetes, el futuro del sector de los frutos secos, las detenciones de etarras y de terroristas islamistas o el precio de las entradas del Museo del Prado son otros de los muchos temas que estos ministros con mochila - Ana Martínez, Sandra Tovar, Patricia Pérez, Armando Valero, Raúl Acedo, Ángel de Cózar, Estela García, Francisco Romero, Eugenia Cobos, Elisabeth Albacete, Sandra Morales, Remedio Pineda, Vanesa Pérez, Úrsula Pérez, Ana López y Virginia Carretero- llevaron a la mesa del consejo de ministros, que ahora también estudia la Constitución europea que los españoles habremos de votar.

María José Rodríguez confía en que este proyecto cristalice como plan de innovación y utilizar la subvención para llevar a estos ministros a La Moncloa para que conozcan a los otros ministros. Quizá entonces, en el aula 36, donde figuran dos imágenes de las tomas de posesión de unos y otros, puedan colgar una sola foto con ambos gabinetes en la escalinata de La Moncloa.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS