Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA POSGUERRA DE IRAK

Asesinada la hija de un antiguo presidente de Irak

La hija de un antiguo presidente iraquí, Adbel Salam Aref, fue asesinada en Bagdad junto a su marido, acusados de colaborar con Estados Unidos, informó ayer la policía. Su hijo de 20 años fue secuestrado durante el mismo atentado que tuvo lugar el lunes, cuando un grupo armado entró en su domicilio y les disparó a ambos a sangre fría en la cabeza. Los terroristas dejaron un cartel en una ventana en el que podía leerse: "Éste es el destino reservado a los traidores".

Adbel Salam Aref fue presidente de Irak entre 1963 y 1966. Su hija Sanaa era profesora y su marido médico. Los asesinatos a sangre fría se han multiplicado en todo el país, especialmente contra policías y miembros de las Fuerzas Armadas, cuyos cadáveres luego son abandonados, en muchos casos, en carreteras o en mitad de la calle. Sólo en Mosul, la principal ciudad del norte del país donde la violencia se ha multiplicado, han aparecido 150 cadáveres en el último mes. En Latifiya, una localidad al sur de Bagdad, que es desde hace meses una ciudad sin ley, aparecieron el jueves dos cuerpos, uno de ellos decapitado.

Desde la ofensiva contra Faluya en noviembre, Mosul, una ciudad multiétnica, ha caído en una espiral de violencia. Muchos creen que los grupos terroristas de la resistencia que abandonaron la localidad suní cercana a la capital se han desplazado hacia Bagdad y también hacia la principal urbe del norte del país.

El último episodio de violencia tuvo lugar ayer, cuando una bomba estalló al paso de un convoy estadounidense que patrullaba un conflictivo vecindario del este de Mosul. Los soldados resultaron ilesos, pero un estudiante, que viajaba en un autobús escolar que seguía al convoy, murió.

El ministro de Asuntos Exteriores turco señaló ayer que los guardias de seguridad de su Embajada en Bagdad muertos en un ataque, el viernes en Mosul, son cinco y no tres como había informado en un primer momento el Gobierno de Ankara. Los agentes, ocho en total, viajaban desde Turquía a la capital iraquí para hacer un relevo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 19 de diciembre de 2004