Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Liberada la madre de Robinho tras 41 días de secuestro

La estrella del fútbol brasileño se reincorpora al Santos y la familia pagó un rescate no precisado

La policía halló ayer a la madre de Robinho, la gran estrella del Santos, después de 41 días de secuestro, según informó el canal de noticias brasileño Globonews. Marina da Silva Souza, de 43 años, fue liberada el jueves por la noche poco después de que su familia pagara a los captores una suma no precisada de dinero, siempre según dicho canal. El jugador se reincorporó a los entrenamientos de su club, del que estaba apartado por su situación anímica.

Según las autoridades, tras su liberación, Marina deambuló perdida durante varias horas y sobre las siete de la mañana pidió auxilio a los vecinos del barrio de Lapa, en la zona oeste de São Paulo, que a su vez dieron aviso a la policía. Los agentes policiales condujeron a la madre de Robinho a un hospital de la ciudad donde fue sometida a una revisión médica que confirmó su buen estado de salud.

La madre de Robinho fue secuestrada el 6 de noviembre pasado por dos hombres que irrumpieron en una fiesta familiar en una localidad vecina al puerto de Santos, a 72 kilómetros de São Paulo, y se llevaron a la mujer. Los secuestradores dejaron pasar varios días antes de entablar contacto con la familia. A los cinco días de la desaparición, la policía anunció que abandonaba las investigaciones por petición expresa de Robinho y su padre, quienes quisieron negociar en secreto los términos de la liberación.

El jugador, la gran revelación del campeonato brasileño, que a sus 21 años es una figura seguida con lupa por los principales clubes de Europa -incluidos varios españoles-, se reincorporó a los entrenamientos de su equipo y ofreció una conferencia de prensa. Con una amplia sonrisa, confesó su congoja durante los días de cauteverio de su madre y su continuo desasosiego: "Uno va almorzar y no sabe si mamá está almorzando. Va a cenar y no sabe si ella está cenando. Estuve sin dormir. Pero gracias a Dios todo terminó bien. No tengo ni palabras para agradecer". E insistió: "Lo más importante es que pasaré la Navidad con mi familia",

Explicó también que se ha puesto a disposición de Vanderlei Luxemburgo, su técnico, para el partido del domingo, en el que el Santos se enfrentará al Vasco da Gama. El encuentro puede ser decisivo para otorgar el título al Santos. "Sí ganamos lo voy a celebrar como se merece la ocasión", confirmó un eufórico Robinho.

Por su parte, Marcelo Teixeira, el presidente del Santos, aseguró que Robinho permanecerá en club hasta 2005, con lo que dejó una vez más en suspenso la posibilidad de que la mayor revelación del fútbol brasileño en la actualidad sea transferido a Europa. "Como presidente puedo asegurar que Robinho estará vistiendo la camisa del Santos en 2005", dijo Teixeira.

Fuentes cercanas al jugador afirmaron ayer que con la solución del caso se acelerarían las negociaciones para el traspaso de Robinho a algún club europeo en el mercado invernal, durante el próximo mes de enero. El precio estimado del jugador ronda los 20 millones de euros.

Poco después de la conferencia de prensa Robinho viajó a la localidad de Río Preto, en el interior del estado de São Paulo, donde mañana se disputará el partido. Luxemburgo no garantizó la presencia de Robinho sobre el terreno de juego. "El que juegue o no va a ser una situación que decidiremos con calma, con inteligencia y en grupo". Robinho se ha perdido los últimos seis partidos de Liga, en los que el equipo ha ganado cuatro y ha empatado los otros dos.

No es el primer caso del secuestro de un familiar de un jugador famoso. En Argentina sufrieron la misma situación los futbolistas Gabriel Milito, actualmente en el Zaragoza, y al que secuestraron a su padre y Juan Román Riquelme, en el Villarreal, a su hermano. En ambos casos las liberaciones se produjeron tras el pago de un rescate.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de diciembre de 2004