Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL | 16ª jornada de Liga

Damià, contra su frustración

¿Marcar algún día en el Camp Nou a Vicente, la estrella valencianista? Ni soñarlo. Hace dos años, Damià, lateral derecho del Barça, no podía soñarlo. Hacía la pretemporada en los Pirineos con el Valencia B y recibió un mazazo sobre su futuro: no daba la talla para el filial valencianista, en Segunda B, por lo que descendía al de la Tercera División o tenía la puerta abierta. Y, claro, con 21 años, una carrera de Educación Física en marcha y algunas ofertas de clubes catalanes de la propia Segunda B, decidió regresar a casa. Quien fuera su entrenador en el Valencia B, Voro, ex central del Valencia y del Depor, explica por qué: "Vino en Navidad de 2001 y jugó esos cuatro meses en el filial de Tercera. Ese equipo fue un desastre, estuvo a punto de bajar y Damià no destacó. Luego, hizo la pretemporada conmigo y, como aquí jugaba de media punta, pensé que tenía por delante a Redondo [ahora en el Albacete] y Gavilán [cedido al Tenerife]". "La verdad", reconoce Voro, "nunca lo vi como lateral derecho". Eso, en realidad, ha sido un descubrimiento de Frank Rijkaart, el técnico del Barça, pues, cuando dejó el Valencia, Damià fichó por el Figueres y siguió de centrocampista. Y ni siquiera en el Figueres fue titular hasta la segunda vuelta, cuando llegó la oferta del Barça B.

Al Valencia lo trajo Roberto Fernández, ex valencianista y ex barcelonista, que se lo encontró por casualidad hace tres años: "Yo estaba en la escuela del Valencia y fui a ver a mi amigo Ramón Calderé, entrenador del Badalona, que se enfrentaba al Peralada. De ese equipo me llamó la atención un chaval muy grande y muy dotado físicamente que jugaba de extremo izquierdo. Lo fichamos más tarde por 3.000 euros. Es buen chico y tiene una gran disposición al trabajo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de diciembre de 2004