ZARAGOZA, CAPITAL DE LA EXPOSICIÓN INTERNACIONAL

Zaragoza y el Ebro serán sede de la Expo 2008

La capital aragonesa venció a su principal rival, Trieste (Italia), por 57 votos frente a 37

La Exposición Internacional de 2008 se hará en Zaragoza, y su tema será Agua y Desarrollo Sostenible. Las lágrimas de alegría del alcalde de la ciudad, Juan Alberto Belloch, marcaron el final feliz de un proyecto que llevará a la ciudad 1.500 millones de inversiones, que la "colocarán en el siglo XXI". La capital aragonesa ganó la competición en una segunda votación de los 97 países miembros de la Oficina Internacional de Exposiciones, con sede en la capital francesa, por 57 votos frente a los 37 obtenidos por Trieste (Italia). La candidatura española fue apoyada con la presencia y el discurso de la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, que afirmó que la Expo Zaragoza 2008 "es un proyecto de Estado, de toda España".

Fernández de la Vega explicó que éste "es un proyecto de Estado, no sólo de Aragón"

Más información

Tras la disputa con Trieste (Italia) y Tesalónica (Grecia), la capital de Aragón celebró ayer su éxito con inmensa alegría en las calles. El logro de ser elegida como capital de la Exposición Internacional de 2008 le reportará una enorme proyección internacional y un importante impulso económico. Unos 1.500 millones de euros de inversiones harán posibles grandes reformas en la ciudad.

Abrazos, risas incontrolables y hasta el llanto cundió entre los miembros de la delegación zaragozana que siguieron la proclamación en una tarde fría y gris del invierno de París, que se convirtió en calor de verano aragonés pasadas las seis de la tarde con el repicar de decenas de castañuelas y al grito de "¡Oé maños!" que se canta en el estadio de fútbol de La Romareda.

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, contaba tras la votación final cómo "muchas horas de trabajo y de viajes" han favorecido el éxito con los apoyos recabados. "Todo el Gobierno ha colaborado en el esfuerzo de reunir los votos de los diplomáticos" de los cinco continentes presentes ayer en París, afirmó.

"La apuesta de Zaragoza es firme, segura, atractiva", aseguró la vicepresidenta durante su intervención en la presentación de la candidatura, tras la que el bailarín Miguel Ángel Berna danzó una particular jota moderna vestido con mallas negras, poco antes de la elección de la ciudad.

Al cabo de unos minutos, se supo que la capital aragonesa era la candidata elegida por 57 de los 97 países con derecho a voto en una segunda vuelta, tras haber sido eliminada Tesalónica, que concursaba con el lema "Madre Tierra". Trieste, que era temida por Zaragoza como el rival más fuerte de sus contrincantes, y presentaba el tema "La movilidad del conocimiento", quedó en segundo lugar, con 37 votos.

Fernández de la Vega fue una de las protagonistas claras de la jornada de nervios que se vivió ayer en París. La vicepresidenta primera, que fue secretaria de Estado de Justicia cuando Belloch estuvo al frente del superministerio de Justicia e Interior, durante la última legislatura del Gobierno de Felipe González, desarrolló una enorme amistad con el ahora alcalde, que "le ha hecho implicarse personalmente en la consecución de la Expo para Zaragoza", según fuentes cercanas a ambos.

La vicepresidenta aseguró ante los delegados del BIE (Oficina Internacional de Exposiciones, en sus siglas francesas), que la exposición es "un proyecto de Estado, no sólo de Aragón, sino de toda España", para dejar patente el aval del Gobierno respecto del proyecto. Fernández de la Vega, que pasó casi todo el día en París, no dejó de animar a la candidatura aragonesa, "con el convencimiento", dijo, de que era "la favorita". La vicepresidenta fue el cargo público de mayor rango que estuvo apoyando uno de los tres proyectos. El ministro de Exteriores de Italia también acudió a París, aunque tuvo que marcharse sin los réditos que buscaba.

Su homólogo español, Miguel Ángel Moratinos, contó cómo se había desarrollado la negociación para "vender" el proyecto aragonés durante una conversación informal. Según el ministro, no sólo se contó con los votos de los países latinoamericanos, sino que el apoyo de los africanos y los asiáticos. "También se consiguió con muchos contactos en una zona donde la cooperación italiana es tradicionalmente mayor que la española", precisó.

No era para menos la alegría de los zaragozanos, pues la realización de este "sueño" que supone el acontecimiento -"ilusión de futuro", "salto a la modernidad", eran otras de las expresiones que más utilizaron- será un gordo de navidad adelantado. El protocolo de inversiones firmado el pasado 26 de noviembre por Fernández de la Vega con Marcelino Iglesias, presidente de Aragón, y un Juan Alberto Belloch rabiosamente alegre en su 16-D decisivo, permitirá destinar a la ciudad 1.500 millones de euros.

La de Zaragoza será una exposición internacional, no universal. Esto implica que está dedicada a un tema especializado, con una duración máxima de tres meses, una superficie no superior a las 25 hectáreas y se sitúa entre dos exposiciones universales. Éstas tienen un temario general, una duración máxima de seis meses, una superficie no restringida y se hacen cada cinco años.

La universalidad del tema elegido ha sido uno de los argumentos más fuertes de la oferta aragonesa. Moratinos aseguró que "todo país tiene algo que aportar en este asunto, uno de los que marcarán la actualidad de este siglo". Más de 1.250 millones de habitantes del planeta no disponen de agua potable. Además, cada año muere más gente por la falta de agua y un saneamiento insuficiente a causa de las guerras.

La llamada de atención sobre este problema, junto al atractivo lúdico, "y el placer asociado al agua", añade Jerónimo Blasco, gerente del Consorcio pro Expo 2008, han sido las bazas principales del proyecto. Blasco era aclamado por los miembros de la candidatura aragonesa en reconocimiento a su papel de artífice del proyecto.

Zaragoza, con 630.000 habitantes, acoge a la mitad de la población aragonesa. Pues bien, antes de la concesión de la Expo, 18.000 zaragozanos se habían presentado voluntarios para colaborar en su celebración. El empresariado local está también entusiasmado por el dinamismo económico que el evento puede significar para la región y 130 empresas son ya patrocinadoras.

Miles de personas festejaron en la Plaza del Pilar la proclamación de Zaragoza.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0016, 16 de diciembre de 2004.

Lo más visto en...

Top 50