Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ferrocarrils invertirá 602 millones en los próximos tres años

La empresa proyecta llevar la línea del Llobregat a Glòries y Poblenou

Ferrocarrils de la Generalitat (FGC) trabaja con una previsión de inversiones hasta 2007 que alcanza los 215 millones de euros en obras propias y otros 387 millones a través de otros organismos de la Administración. Total: 602 millones. Incluyen la prolongación de la línea del Vallès en Terrassa, el soterramiento de la vía en Pallejà, la urbanización de la cobertura en Rubí, la ampliación de los andenes de Provença y un túnel en Núria.

FGC gestiona las líneas del Vallès y el Baix Llobregat (hasta Igualada y Manresa), dos líneas urbanas (Sarrià y Tibidabo) y los funiculares de Vallvidrera y Gelida. En total, 184 kilómetros y 71 estaciones, además de una red de mercancías que conecta Barcelona con las minas de sal de Súria y Balsareny. Pero también las estaciones de esquí de Núria y La Molina, el cremallera de Montserrat y, dentro de nada, el aéreo Esparreguera-Olesa y la línea de tren de La Pobla de Segur. Para el trienio 2005- 2007, se ha propuesto una serie de mejoras entre las que destaca el incremento del servicio en horas punta en la línea del Vallès y en el Baix Llobregat. FGC transporta ahora 73 millones de pasajeros al año, pero entiende que pueden incrementarse con la mejora del servicio. Para ello es imprescindible ampliar los vestíbulos y andenes de Provença, Gràcia y Sarrià.La empresa, que preside Joan Torres se halla en plena fase expansiva, condicionada por la voluntad del Gobierno catalán de que gestione los trenes de Cercanías e intervenga, sola o en alianza con Renfe, en los servicios de regionales y mercancías que circulen por la futura línea de alta velocidad.

- Línea del Vallès. En la línea del Vallès necesitará alargar las estaciones de Sant Gervasi y Peu Funicular, donde sólo caben convoyes de tres vagones. FGC ha encargado una ampliación de la flota de cuatro trenes. El objetivo es que haya un tren cada seis minutos entre Terrassa y Barcelona.

- Terrassa. Dentro de la mejora de implantación en el territorio, la obra más significativa es la prolongación de la línea entre Terrassa-Rambla y Vallparadís, lo que hará que sea casi un metro interior en la ciudad. En esta misma población hay prevista otra ampliación, casi simultánea a la programada en Sabadell, retrasada por hallazgos arqueológicos en el terreno. En la línea del Vallès se construirá una nueva estación, Vullpallereas, entre Sant Cugat y Sant Joan. Su importancia viene dada porque conectará con la futura línea 5 de Renfe, la que discurrirá entre Mollet y El Papiol.

- Baix Llobregat. En el caso de Martorell, la frecuencia de paso debería situarse entre los 10 y los 12 minutos, mientras que los metros comarcales (Igualada y Manresa) ofrecerán un servicio cada 20 minutos en las horas punta. Alcanzar estas frecuencias exige el soterramiento y desdoblamiento de la vía en Pallejà, y el desdoblamiento entre El Palau, Martorell y Olesa. Estas obras están ya iniciadas. Además, se construirán nuevos apartaderos en Capellades y Vilanova del Camí y se han encargado 13 nuevos trenes de tres coches cada uno.

- Barcelona. Dentro de Barcelona, la obra más importante es la prolongación de la línea del Baix Llobregat, que ahora termina en plaza de Espanya, hasta Francesc Macià y, desde ahí, hasta Gràcia y Glòries para llevarla además hasta Poblenou, según anunció el director general de Transportes, Jordi Julià, aunque la decisión última, precisó, será de la Autoridad del Transporte Metropolitano (ATM), que presentó las inversiones junto al presidente de FGC, Joan Torres.

- Intercambiadores. Entre los proyectos se halla la mejora de la intermodalidad en las estaciones que coinciden con otras líneas: Provença (futura línea del AVE), Sarrià y El Putxet, que ofrecerán transbordo a la línea 9. También la de Amadeu Torner, que se configura como la estación de la Fira en L'Hospitalet, y Martorell-central, donde Ferrocarrils coincidirá con las líneas 4 y 5 de cercanías.

- Aparcamientos. La empresa trabaja en la construcción de 1.000 plazas de aparcamiento para usuarios en la línea del Vallès y 500 en la de Llobregat-Anoia.

- Seat. La mejora de los servicios de mercancías es otra de las líneas de trabajo. Además del transporte de sal, FGC desea poder ofrecer una conexión ferroviaria para coches entre el puerto de Barcelona y la factoría de Seat en Martorell, sin descartar la posibilidad de que la vía sea utilizada eventualmente para transportar al personal de la fábrica en las entradas y salidas.

- Reducción del fraude. Una de las medidas más importantes es el cierre de las estaciones, a las que ahora se puede acceder libremente. El objetivo es eliminar el fraude, que ahora ronda el 8%. En el plazo de un año, habrá que pasar el billete a la entrada y también a la salida, de modo que quien no lo tenga o utilice uno barato para un recorrido más amplio no podrá salir sin abonar el importe. Está por determinar si el pago a efectuar será el del importe del billete o se podrá imponer uno superior.

- Otros proyectos. La asunción de la línea de La Pobla y su conversión parcial en cercanías (Lleida-Balaguer) y tren turístico (el resto) es otro de los retos de la empresa, aunque de momento carece de otro presupuesto que los 1,8 millones de euros para el convenio con Renfe, que seguirá operando la línea hasta que FGC esté en disposición de hacerse cargo de ella por completo. Un segundo tren turístico podría funcionar en la comarca del Berguedà. FGC proyecta además eliminar por completo los pasos a nivel existentes en sus líneas

y adaptarlas a personas con movilidad reducida.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de diciembre de 2004