Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal estudia ampliar los cargos contra el joven que envió 'e-mails' amenazantes por no etiquetar en catalán

La fiscal de menores de la Audiencia Nacional mantuvo ayer la acusación de un delito de terrorismo contra Eric, un adolescente que, bajo el nombre de Ejército del Fénix -denominación plagiada de los libros de Harry Potter- amenazó a tres firmas comerciales con un envío masivo de correos electrónicos si no etiquetaban sus productos en catalán. Eric, de 14 años y vecino de Lloret de Mar (Girona), declaró ayer durante cuatro horas ante la fiscal de menores de la Audiencia Nacional, respaldado por diputados de CiU, ERC y IC-V, quienes se entrevistaron durante unos minutos con la fiscal para expresar su hilaridad ante la imputación de unos hechos que ellos consideran una simple travesura propia de un adolescente.

Lejos de esta visión, la fiscal no sólo considera al menor autor de un delito de terrorismo, sino que incluso ve indicios de otros delitos, como ultraje a la bandera española y exaltación del terrorismo. Según el abogado del joven, Emili Colmenero, estas acusaciones, a su juicio "totalmente descabelladas", se basarían en el hallazgo por parte de la Guardia Civil, de imágenes de banderas de España quemadas en la 'web' personal de Eric. Además de estas fotografías, que según aseguró ayer el joven, fueron extraídas de Internet, la Guardia Civil halló, en el registro del ordenador del menor, correos electrónicos y chats que la fiscal analiza como constitutivos de un delito de exaltación al terrorismo. Unas acusaciones que el abogado considera totalmente fuera de lugar, ya que son mensajes inofensivos.

El letrado hizo notar ayer ante la fiscal que el menor encabeza su página 'web' personal con el mensaje: "hacia la libertad sin armas".

A razón de Colmenero, desde el pasado 30 de septiembre, cuando un grupo de unos 20 agentes de la Guardia Civil entraron en el domicilio de Eric e incautaron su ordenador bajo la acusación de terrorismo, el adolescente necesita apoyo psicológico y se medica. Ayer, con una actitud serena, el joven dijo ante la fiscal que no se arrepiente de su acción, que calificó de campaña en favor del catalán, aunque admitió que quizá se equivocó en la forma de llevarla a cabo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 16 de diciembre de 2004