Un viaducto permitirá ampliar el centro urbano de Cornellà

Un convenio firmado ayer por la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, y el alcalde de Cornellà, Antoni Balmon, hará posible la integración de la línea del ferrocarril a su paso por el municipio a través de la construcción de un viaducto de 170 metros de longitud. Esta obra dará respuesta a una reivindicación histórica: la supresión del puente de la carretera de Esplugues, en la actualidad un embudo que impide el paso normal de peatones entre el norte y el sur de la ciudad, y permitirá la ampliación del centro urbano de la ciudad.

En marzo de 2000, el Ministerio de Fomento y el Ayuntamiento firmaron un protocolo de colaboración para la integración del ferrocarril a su paso por el municipio. Se plantearon dos actuaciones. La primera era la cobertura de un tramo de 322 metros en el barrio de Lindavista, una obra que ya realizó el Ayuntamiento en el mismo año 2000 con la ayuda de fondos europeos. La operación permitió construir en la superficie un gran parque público y mejorar la conexión vial entre la zona industrial de Almeda y los barrios de Gavarra y Sant Ildefons.

El convenio establece una segunda actuación que culminará la permeabilización del ferrocarril con un viaducto. En la superficie resultante, bajo el viaducto, se construirá una gran plaza que unirá las partes norte y sur de la ciudad. El coste de la obra es de 9,9 millones de euros, de los que el Ministerio de Fomento aportará 8,4 y el Ayuntamiento 1,5.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 15 de diciembre de 2004.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50