Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Israel lanza una operación contra los túneles palestinos de Gaza

Un día después de la muerte de cinco soldados en una acción del grupo radical palestino Hamás, al sur de Gaza, el ministro de Defensa de Israel, Saúl Mofaz, descartó una respuesta a gran escala que torpedee las elecciones palestinas del 9 de enero, pero aprobó incursiones sin límite de tiempo, sin especificar su envergadura, contra los túneles de Rafah que, según Israel, son utilizados para el rearme. "No hay duda de que responderemos, pero lo haremos con moderación", aseguró una fuente oficial al diario The Jerusalem Post.

La primera réplica llegó en la madrugada del lunes: un helicóptero artillado disparó cinco misiles contra supuestas posiciones islamistas. Un proyectil destruyó una fundición y otro un generador que dejó sin luz la ciudad. No hay noticias de víctimas. Ariel Sharon aseguró que todo progreso en los esfuerzos por alcanzar la paz "dependen de cómo actúen las autoridades palestinas contra el terror. Y por el momento no veo cambios".

En mayo, el Ejército israelí tomó el sur de Rafah para anegar esos túneles. La llamada Operación Arco Iris, que consistió en el derribo de numerosas casas para ampliar el corredor de seguridad Filadelfia, fue calificada de éxito. Según la ONG israelí Comité contra la Demolición, en tres años se ha destruido 1.200 viviendas en Gaza. El túnel en el que Hamás introdujo 1.500 kilogramos de explosivos tenía 250 metros de longitud y fue excavado durante cuatro meses. Este tipo de galerías para atentados son diferentes de los túneles que en los ochenta servían para el contrabando y desde la Intifada de Al Aqsa, para introducir armas y municiones.

Retirada inmediata

Mofaz dijo que lo ocurrido no afectará a la retirada de sus tropas de las ciudades palestinas el 8 de enero, un día antes de las elecciones. Tampoco modifica los planes de salida de Gaza, pero advirtió que si la acción se repite, la réplica será dura. El negociador palestino Saeb Erekat exigió una retirada inmediata de esas poblaciones.

El Gobierno reforzará también su política de asesinatos selectivos criticada por organizaciones de derechos humanos. "Es muy probable que Israel intensifique sus esfuerzos contra los jefes de las células terroristas", dijo una fuente de la oficina del primer ministro citada por el diario Haaretz.

El ataque del domingo, que tenía nombre en clave (Operación Volcán Enfurecido) y fue filmado por sus autores, ha sorprendido al Ejército israelí por su complejidad. "Se trata de una nueva táctica para adecuarnos a las dificultades en el terreno", explicó un portavoz de Hamás. Este grupo palestino y las autoridades israelíes ven paralelismos entre la retirada de Líbano en 2000 y la de Gaza, prevista para 2005. Varios asesores de Sharon no dudaron en acusar al Partido de Dios libanés de estar detrás de los túneles explosivos. "Es la marca de Hezbolá", dicen.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de diciembre de 2004