Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

Confabulación

Por fin, después de mucho esperar, hemos podido conocer la verdad de los hechos acaecidos aquellos días. Los atentados se perpetraron con precisión exactamente tres días antes de las elecciones, tal y como se había planeado, marcando el inicio de los maquiavélicos planes de la confabulación universal para la derrota del PP, minuciosamente estudiados. En los días posteriores, y siguiendo el plan, la entonces oposición y algunos medios de comunicación promovieron una campaña de intoxicación, mentira y manipulación, sembrando dudas sobre las verdades del gobierno. Finalmente, la mayoría de los ciudadanos, unos confabulados, y otros intoxicados y engañados, votaron contra el PP, y más en concreto, contra su líder, que estaba a la espera de pasar a la gloria de la historia por la puerta grande y tuvo que abandonar el ruedo por la puerta trasera. Sin duda los planes habían salido a la perfección, y el doctor Maligno, cerebro de toda la operación, podía sonreír con malévola satisfacción mientras acariciaba el lomo de su gato blanco desde su escondite, en alguna montaña próxima o cercano desierto.

Si usted fuera el señor Aznar y le hubieran hecho esto, ¿no estaría enfadado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de diciembre de 2004