Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ferrer modifica la Xarxa de Museus para dar autonomía a los directores

La Sala Parpalló se abrirá en verano en el Convento de la Trinidad

El objetivo prioritario de la reestructuración de la Xarxa de Museu de la Diputación de Valencia es, según explicó ayer el vicepresidente Vicente Ferrer, transformar la "estructura piramidal" vigente -con un director de la Xarxa y subdirectores al frente de cada centro- en una "anular", que permita "una mayor autonomía" y que los responsables de cada museo tengan el cargo de director para que puedan "asumir más responsabilidades".

El diputado de Cultura presentó ayer la reorganización que se aplicará a partir del 1 de enero en la Xarxa y que tendrá como consecuencias más destacadas la desaparición del Museu de Prehistòria i de les Cultures y la creación de una nueva unidad de intendencia que se ocupará de la promoción exterior, la administración y los recursos humanos de la red cultural.

Los diferentes "segmentos" de este "anillo" en que queda convertida la Xarxa son el Museu Valencià de la Il.lustració i la Modernitat (Muvim), Museu de Prehistòria, el futuro Museu d'Etnologia, Museo Taurino, la Red Exterior de Museos -subsedes-, Sala Parpalló y la Unidad de Intendencia. En este sentido, el vicepresidente destacó la voluntad de que "la sociedad pueda colaborar con proyectos culturales de la Diputación a través del patrocinio y la creación de sociedades de amigos". Ferrer resaltó la "importancia de mantener los estrechos vínculos con la Universitat".

El diputado puso énfasis en el hecho de que estas modificaciones, que han sido consensuadas con los grupos políticos de la oposición y los sindicatos, "no se limitan a un cambio de personas", lo que hubiera sido "una opción fácil, cómoda e, incluso, esperada", opinó.

No obstante, el actual director de la Xarxa de Museus, Francesc Ferrando, dejará este puesto, que desaparece en el nuevo organigrama, y el responsable de la Sala Parpalló, Manuel Ventimilla, cesa a petición propia y dejará su lugar a Ana de Miguel.

Así queda el organigrama museístico: el catedrático Román de la Calle dirigirá el Muvim; Helena Bonet, el Museu de Prehistòria, que ocupará en exclusiva el edificio de La Beneficència; el de Etnologia quedará en manos de Joan Gregori, y Francesc Cabanyés continuará al frente del Museo Taurino.

Ferrer justificó la reorganización por la necesidad de iniciar una "nueva etapa" en la que la Diputación aborde "la construcción de los mejores museos posibles, por lo que se debe primar la autonomía organizativa y la asunción de responsabilidades por parte de los directores". La Sala Parpalló se trasladará a un bajo del Convento de la Trinidad, donde se abrirá a partir del verano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de diciembre de 2004