Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El COI entra en el combate

Jacques Rogge anuncia una investigación tras las acusaciones de Víctor Conte sobre el supuesto dopaje de Marion Jones

El presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), el belga Jacques Rogge, anunció ayer la apertura de una investigación sobre las últimas afirmaciones de Victor Conte, propietario de los laboratorios Balco, en las que implica a la atleta norteamericana Marion Jones -ganadora de cinco medallas en Sidney 2000- en prácticas de dopaje.

Según un comunicado del COI, la Comisión nombrada al efecto será la responsable de conducir la investigación y de presentar un informe al Comité Ejecutivo, que en la práctica es el que toma la mayoría de decisiones sobre los Juegos. Según el mandatario del COI las afirmaciones hechas por Conte "son extremadamente serias" y el organismo debe tratar de encontrar la luz para que "prevalezca la verdad". Ayer mismo, Jones volvió a declararse inocente.

El viernes pasado, Víctor Conte, dueño en San Francisco de los laboratorios Balco, que está acusado de distribución de productos dopantes, aseguró en un programa de la cadena de televisión estadounidense ABC, que había proporcionado sustancias prohibidas a varios deportistas, entre ellos a Marion Jones, que según él se inyectó la droga en su presencia, lo que la atleta negó ya cuando lo dijo por primera vez su ex marido C. J. Hunter. Jones es investigada desde hace meses por la Agencia Antidopaje Estadounidense.

Control a los griegos

Por su parte, los velocistas griegos Kostas Kenteris y Ekaterina Thanou se sometieron el pasado domingo en Atenas a un control antidopaje, el primero desde la polémica de los Juegos de Atenas, competición de la que fueron expulsados por fingir un accidente de tráfico para evitar precisamente un control. El análisis, fuera de competición, se produce pocos días antes de que la Federación Internacional de Atletismo decida su sanción.

El Tribunal de Arbitraje Deportivo, que estudiará en junio de 2005 las acusaciones que también pesan sobre, Tim Montgomery, pareja de Marion Jones, y de otra velocista, Chrisy Gaines, confirmó la suspensión por ocho años de la Federación Internacional de Halterofilia al búlgaro Galabin Boevski, oro también en Sidney 2000, por falsificar unas muestras de orina durante los Mundiales de Vancouver de 2003.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de diciembre de 2004