Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Amadeus afina en el cambio de propiedad

El plan de negocio va a contar tanto como el precio en las ofertas de adquisición de su control

"Dejarán de ser nuestros dueños, pero van a seguir siendo nuestros clientes. Nadie les va a ofrecer nuestros servicios", aseguran en Amadeus. La próxima salida de la compañía de sus tres mayores socios (Iberia, Air France y Lufthansa), tras la selección de cuatro posibles compradores para sus participaciones, no está frenando la expansión de Amadeus, que sigue comprando empresas y ampliando su cartera de clientes y que ha elevado su previsión de beneficios para 2004.

Lufthansa, Air France e Iberia quieren hacer caja por distintas razones con su participación en Amadeus, pero sin desvincularse de la central

El sistema de distribución global de reservas y proveedor tecnológico del sector de viajes Amadeus ha confirmado en los últimos días los cuatro candidatos seleccionados (los fondos de inversión BC Partners, Cinven, CVC US y Carlyle-CVC Europe) para participar en la segunda fase del proceso de venta de las participaciones que tienen en su capital las aerolíneas.

No hay calendario prefijado para la recepción de las ofertas de adquisición y el cierre de la operación, pero fuentes cercanas al proceso señalan que no se va a dilatar mucho en el tiempo y que tan importante o más que el precio, a la hora de decidir a quién se cede el control de Amadeus, va a ser el plan de negocio que se presente.

Mantener vínculos

Las tres compañías vendedoras, agregan estas fuentes, quieren hacer caja por distintas razones con sus participaciones en Amadeus, pero sin desvincularse de la central de reservas. Especialmente en el caso de Air France, que siempre ha considerado estratégica su inversión en Amadeus, y que de algún modo se ha visto ahora forzada a participar en la operación tras la decisión de vender de la compañía alemana, acuciada por sus reiterados malos resultados, y la decisión de Iberia de hacer otro tanto.

No es previsible, señalan fuentes próximas a la operación, que Air France vaya a descolgarse, en contra de lo que se ha dicho en algún medio. Los paquetes de Lufthansa e Iberia no otorgarían a su comprador el control de Amadeus, lo que podría provocar una retirada de las ofertas de adquisición o un abaratamiento del precio ofrecido por sus acciones.

La adquisición de una participación superior al 25% obligará al comprador a lanzar una OPA sobre las acciones de Amadeus que cotizan en la Bolsa española y que no han cesado de subir en los últimos meses. En la última semana han recuperado los máximos de junio de 2000. El precio a ofrecer por título, según los analistas, puede rondar los siete euros. Esta cifra y el porcentaje de capital flotante de Amadeus en Bolsa, un 54%, situaría esta operación entre las mayores de la historia en nuestro mercado.

El peso que tienen en la facturación de Amadeus gigantes como British Airways o la australiana Quantas, sin participación alguna en su capital, demuestra, por otra parte, que el éxito de su modelo de negocio no depende de los socios de referencia que tenga.

La decisión de vender de Air France, Lufthansa e Iberia es coherente además con lo que han hecho antes los socios fundadores y de referencia, también aerolíneas, en las grandes centrales de reservas rivales de Amadeus: Sabre, Galileo y Worldspan. Y por último, agregan medios implicados en la operación de compraventa, no es lógico que tres compañías aéreas que compiten y están integradas en alianzas de aerolíneas rivales sigan compartiendo Consejo de Administración en una central de reservas de viajes.

Los gestores de Amadeus, reacios a cualquier comentario sobre el cambio de propiedad, confían, sin embargo, en la continuidad de su modelo de negocio (un 75% de su facturación corresponde a reservas de viajes y un 25% a servicios de tecnologías de la información) y no han cesado de afianzarlo en los últimos meses.

Acaban de hacerse con el control de Optims, el proveedor líder europeo de servicios de tecnología de la información para el sector hotelero (cuenta con 6.500 clientes en 70 países y cotiza en la Bolsa de París), negocian en estos momentos con Air France la compra de su participación en Amadeus Francia y han modificado su sistema de tarifación por reservas a las líneas aéreas clientes para 2005. Este modelo de precios basado en el valor añadido del servicio para las compañías lo introdujeron el año pasado con dos tarifas diferentes y ahora lo desarrollan ampliándolo a cuatro tarifas.

"Nuestro negocio es distinto al de nuestros competidores en distribución de reservas", Sabre y Galileo, "porque nuestro mercado también es diferente", explican en Amadeus. "Ellos operan en un mercado, Estados Unidos, muy grande y homogéneo, y han apostado por una batalla de precios a la baja para hacer frente a los efectos de la desregulación y seguir compitiendo. Nosotros no entramos en esa guerra porque nuestros mercados, Europa y Asia, son menos homogéneos y nos exigen tratamientos diferenciados; pero también porque pensamos que la reducción de tarifas no es una solución a medio plazo, ya que, inevitablemente, lleva a un empobrecimiento del servicio prestado a la aerolínea cliente y va a repercutir en la fidelización de sus pasajeros". Cobramos tarifas diferentes "en función del servicio que prestamos, de su complejidad en la gestión y del valor añadido que se aporte a la aerolínea", explican, "y no en función del cliente".

No son las únicas novedades. En el tercer trimestre del año, según ha explicado su presidente, José Antonio Tazón, Amadeus ha tenido una "muy saludable" evolución en su estrategia de diversificación. En la división de soluciones de tecnología de la información, explica, "Quantas se ha convertido en la primera aerolínea del mundo que procesa sus ingresos unitarios, sus tarifas y su inventario a través de nuestra plataforma Altea Plan. Hay que destacar también el notable crecimiento del 58,1% de las reservas procesadas en el trimestre por la unidad de negocio de comercio electrónico", asegura. Tazón, a la vista de la progresión del beneficio neto del grupo (16,9%) y de los ingresos (5,6%) en el tercer trimestre, ha vuelto a elevar este año la previsión de beneficio neto, de 195 a 210 millones de euros, para la totalidad del ejercicio 2005.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 5 de diciembre de 2004