Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento crea un cuerpo especial de policía municipal con funciones similares a los 'antidisturbios'

La capital tiene desde ayer su propio cuerpo especial de antidisturbios. Un total de 260 agentes -de los 6.000 que integran la Policía Municipal de Madrid- ha pasado a formar parte de sendas unidades centrales de seguridad (UCE), grupos de policía que no patrullarán las calles, sino que estarán permanentemente a disposición de las juntas municipales de distrito para intervenir en "casos urgentes como desalojos, manifestaciones ilegales o casos de botellón", según explicó una portavoz de la Concejalía de Seguridad, dirigida por Pedro Calvo. El edil presentó ayer el nuevo cuerpo especial, y anunció que su plantilla se ampliará más adelante hasta los 350 agentes.

Los agentes de las UCE apoyarán las labores de la policía de barrio y activarán dispositivos para el control de los delitos contra la propiedad intelectual e industrial, el tráfico de drogas, robos y agresiones, entre otras tareas. Intervendrán, además, en actuaciones relativas a la práctica del botellón, la venta ambulante ilegal y la actividad irregular de locales.

Pero también actuarán en casos de desalojo (siempre que así lo dicte un juez) o para disolver manifestaciones no autorizadas. En la actualidad, esa labor la realizan normalmente los antidisturbios del Cuerpo Nacional de Policía. "La Policía Nacional tiene sus competencias y, por supuesto, no vamos a meternos en ellas. Pero habrá ocasiones en las que estos agentes municipales puedan desarrollar ese tipo de acciones", subrayó la portavoz del Ayuntamiento.

La primera tarea de estos policías será sumarse a las labores de vigilancia en la campaña de Navidad. Estarán presentes en la plaza Mayor y aledaños el día que finalicen las clases en los institutos, y en la Puerta del Sol el 31 de diciembre para evitar que se introduzcan botellas y se produzcan altercados.

Pedro Calvo, que no quiso adelantar el uniforme que llevarán estos agentes, señaló que la Unidad Central de Seguridad 1 estará emplazada en la ronda del lago de la Casa de Campo, y la 2, en la calle de Julián Camarillo, aunque de momento ocupará las antiguas dependencias de la extinta Unidad de Tráfico-2, en el paseo de la Chopera. A la primera UCE se han incorporado 135 policías, y a la segunda, 115. Hay entre un 15% y un 20% de mujeres.La creación de este cuerpo es parte de la "reordenación general" de la Policía Municipal, que, según la concejalía, ha sido posible al "liberar" a los agentes de parte de sus funciones de regulación del tráfico, ahora a cargo de los agentes de movilidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de diciembre de 2004