Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Eduardo Mendoza estrena en Girona su última obra teatral

'Graves cuestiones' es una pieza "metafísica en tono de farsa"

Se trata de "una obra metafísica en tono de farsa". Así definió ayer la actriz y directora Rosa Novell la última obra teatral de Eduardo Mendoza, Greus qüestions (Graves cuestiones), que se estrena esta noche en el Teatre de Salt (Girona) dentro de la programación del Festival Temporada Alta. Tras su estreno hoy en Salt, la obra se representará hasta enero en la sala Muntaner de Barcelona.

La obra de Eduardo Mendoza, que se adentra en la ética y la moralidad, es un diálogo entre dos personajes a los que se añade, en un monólogo final, un tercer actor. "Todos queremos que alguien nos diga lo que está bien o lo que está mal, cuando en realidad quizás todo dependa de nosotros", apuntó la directora. Aunque, según Rosa Novell, los asuntos tratados son "graves", todo en la obra, de la que se mostró reacia a desvelar el argumento, está expuesto en un tono divertido que engancha, provoca la risa y hace que la pieza "pase volando". Mendoza, en el texto de presentación, se pregunta: "¿Y si la moral fuese una cosa tan sencilla y tan arbitraria como el reglamento de un juego?".

La actriz y directora admite que, tras cuatro años sin dirigir, sentía la necesidad de situarse de nuevo tras los escenarios. "Dirigiendo aprendes a ser mejor actriz", aseguró. De ahí que reclamara una obra a Mendoza, a quien considera el mejor autor vivo. "Yo le pedí sólo dos hombres, pero al final me puso tres", bromeó. Rosa Novell explica que Greus qüestions gira en torno a "un mundo de hombres, hermético, misterioso, lleno de conflictos morales y también de humor".

Los tres personajes masculinos de la pieza están interpretados por Jordi Bosch, Gonzalo Cunill y Pere Eugeni Font. Novell elogió a sus tres intérpretes, cuya elección propició entusiastas cambios en el texto. "Es una obra de cámara, un terceto formado por tres grandes concertistas que no desafinan nunca". La directora explicó que Eduardo Mendoza, al igual que los tres actores protagonistas, ha participado activamente en todo el proceso de montaje de la obra. "Mendoza se adaptó en todo momento a todo. Cuando supo que habíamos conseguido a Jordi Bosch dijo que tenía que volver a cambiar el texto y aseguró que cosería el papel para Gonzalo Cunill". Novell explicó que a Mendoza, que escribe sus novelas en castellano, "le divierte y entusiasma" escribir obras de teatro en catalán.

La obra, que la directora juzga como "muy fina" en el trabajo de los actores, se ha acabado de pulir en las dos últimas semanas de ensayos que han realizado en el Teatre de Salt. La responsable de la puesta en escena piensa que la función del artista, sobre todo cuando accede y asume la dirección, es también una cuestión moral y su creación debe tener, además de su componente de entretenimiento, una entidad y una implicación con la sociedad.

El director del Festival Temporada Alta, Salvador Sunyer, bromeó con el hecho de que un elenco artístico tan importante haya apostado por una sala alternativa de Barcelona como la Muntaner para presentar la obra tras su estreno en Girona. "Es un Maserati que correrá en un scalextric", dijo. Greus qüestions se representará en la sala Muntaner hasta finales de enero de 2005.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de diciembre de 2004